La decisión del Tribunal Disciplinario de la Abogacía

En el caso número 11657/2017, el Tribunal Disciplinario de la Abogacía (SDT, por sus siglas en inglés) suspendió a una abogada del ejercicio de su profesión por un periodo de dos años a contar desde el 28 de noviembre de 2017, el cual quedaba también suspendido por otro periodo de 3 años desde la misma fecha, todo ello supeditado a cumplir con ciertas condiciones que la SDT fija en el párrafo 69.2 de su decisión.

Como se indica en el título de esta publicación, el SDT se “apiadó” de dicha abogada, aplicando circunstancias mitigadoras de la responsabilidad atendiendo a las circunstancias fácticas en las que se produjeron las infracciones de los Principios de la Autoridad de Supervisión de la Abogacía, o SRA (SRA Principles 2011); y del Código de Conducta de la SRA (SRA Code of Conduct 2011). Entre dichas infracciones, las más graves de las que la SRA le imputaba consistían en antedatar comunicaciones con clientes y con contrapartes.

En el marco del procedimiento sancionador, la Sra. D.A., la Directora de Regulación, Personas y Estándares de la Firma; encargada, entre otras cosas, en preservar el bienestar del personal de la misma, afirmaba que no había percibido la caída de pelo, la pérdida de peso y las múltiples ocasiones en las que la abogada lloraba en la oficina como consecuencia del elevado estrés que los objetivos de horas imputables le causaban. Dicho estrés lo causaron dos correos electrónicos que la propia Sra. D.A. -ya mencionada- y el Sr. C.S. -Socio Director de la Firma- le enviaron, manifestándole que había incumplido sus objetivos de horas en los años 2012 y 2013 (reproducidos en el párrafo 13 de la decisión).

No obstante considerar que las conductas de la abogada eran “deshonestas” (párrafo 51 de la decisión), el SDT también entiende que concurrían circunstancias mitigadoras de la responsabilidad profesional, en cuanto:

1. El correo electrónico del Sr. C.S. fue “amenazante y en tono acosador”, pretendiendo “atemorizar al receptor para asegurar el cumplimiento [de los objetivos], concretamente trabajando hasta altas horas de la noche, los fines de semana, en periodos vacacionales, y haciendo todo lo necesario para arreglar el déficit en la imputación horaria y, en consecuencia, a aumentar la facturación”. Todo ello lo califica de “inapropiado” y falto de “finura y empatía” (párrafo 60).

2. La causa de la conducta poco profesional de la abogada, así como de su deshonestidad, fue “la combinación de la cultura de la Firma en términos de presión impuesta a los abogados júnior y a su salud mental perjudicada, como conscuencia de las presiones laborales y sus difíciles circunstancias personales”. Ello causó que la abogada “detectara que el ambiente de trabajo se había convertido en tóxico para ella”, lo cual era una “tormenta perfecta de circunstancias” (párrafo 61).

En resumen, el SDT reconoció que ese ambiente “tóxico” y la “cultura del miedo” de la Firma, la presión para cumplir con los objetivos de facturación y de horas imputables que se imponían a los abogados más jóvenes, impulsaron a la abogada a encubrir sus propios errores, más que a reconocerlos.

LawCare, el homólogo del ISMA en el Reino Unido, como espejo en el que mirarse

Elizabeth Rimmer, CEO de Law Care

Hoy, la CEO de LawCare, Elizabeth Rimmer, ha sido entrevistada por Nick Hilborne (del electrónico Legal Futures) acerca del aumento de llamadas a la línea telefónica de ayuda abierta por LawCare. La entrevista completa está disponible picando sobre el siguiente link: https://www.legalfutures.co.uk/latest-news/lawyers-showing-greater-awareness-mental-health-helpline-calls-rise.

En esta entrevista, Elizabeth Rimmer manifiesta que en el año 2017 la línea de ayuda de LawCare recibió 616 llamadas, un 11% más en el año anterior; lo cual es una muestra clara de que existe “una mayor concienciación acerca de la salud mental” entre los abogados. Aun así, entiende que es imprescindible seguir trabajando pues “a veces la gente se pone en contacto con nosotros cuando ha alcanzado un punto crítico – y es eso lo que queremos evitar”, afirma.

De hecho, recientemente LawCare ha hecho una llamada a la concienciación de toda la profesión a la luz del caso que hemos tenido ocasión de analizar en esta publicación y valora la decisión del Tribunal Disciplinario de la Abogacía como “valiente”, al partir de una “visión holística” de la situación, al no cargar toda la responsabilidad de la conducta a la abogada.

La mayor causa de llamadas a la línea de ayuda: el estrés en el lugar de trabajo

Elizabeth Rimmer afirma que la mayor parte de las llamadas (el 27%) se deben al estrés en el lugar de trabajo. Por debajo se encuentra la depresión (17%), las preocupaciones disciplinarias (8%), la ansiedad (7%), el duelo (7%), los problemas financieros (4%) y el acoso (4%). El 26% restante se debería a otras causas, como las enfermedades crónicas, problemas de alocoholismo o drogadicción, desarrollo profesional y problemas de pareja.

La fuente de preocupación más común entre los abogados: las demandas de los clientes

Asimismo, la fuente de preocupación más común entre los abogados que llaman a LawCare la constituyen las demandas de los clientes (36%); seguida de la facturación y las horas imputables (26,5%), el sacrificio de la conciliación profesional y personal (o familiar) para promocionar (13%), los socios (12%) y la falta de modelos a seguir (10%). El 2,5% restante lo conforman otras causas.

Otros datos de interés

El 76% de las llamadas a LawCare provienen de abogados, de los cuales, el 45% son abogados con menos de 5 años de experiencia o becarios.

Además, una reciente encuesta de LawCare manifiesta que la mayoría de los abogados afirman que los socios de las firmas deberían mostrar más concienciación por la inclusividad y el bienestar, a través de un “cambio de comportamiento”. Otros consideran que los socios deberían “interaccionar más con los empleados y dar feedback” y ofrecer mentoring a los asociados más jóvenes, y no preocuparse tanto por la facturación.

En el marco de la misma encuesta, cuando se preguntaba acerca del grado de preocupación mostrado por los compañeros por el bienestar y el tratamiento igualitario y justo, los datos caían en un 10% cuando se hacía referencia expresa a los socios.

A la luz de estos datos, LawCare recomienda que los gestores de las firmas deberían “comunicar mejor sus políticas de inclusividad y bienestar” y “considerar alternar modelos de provisión de recursos para satisfacer las demandas de los clientes, y abrir un diálogo con los clientes sobre la inclusividad y el bienestar”.

El compromiso del ISMA con las profesiones jurídicas

El ISMA está comprometido con la salud mental de las profesiones jurídicas y los estudiantes de Derecho y por ello anuncia públicamente que en el mes de marzo, los miembros del Consejo de Gobierno del ISMA, se reunirán en Londres con la CEO de LawCare, Elizabeth Rimmer, a quien agradecemos públicamente su disponibilidad para mostrar el funcionamiento de LawCare y los avances que dicha institución está llevando a cabo para mejorar el bienestar de la abogacía inglesa con gran éxito. LawCare es, sin duda alguna, un referente imprescindible para el ISMA y una institución con la que desea colaborar estrechamente.