Decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona

Vicepresidenta del Consejo General de la Abogacía Española

Un referente femenino de la abogacía barcelonesa

Tengo el placer de entrevistar a María Eugenia Gay Rosell, decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB). Antes de entrar en materia, me gustaría explicaros brevemente quién es nuestra primera entrevistada. 

María Eugenia se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona-CEU Abat Oliba hace 20 años. Más tarde, realizó el Máster en Mediación del ICAB. Decidió estudiar Derecho y ejercer de abogada “por vocación personal y por el compromiso en la defensa de los derechos y libertades de la ciudadanía”.

Está colegiada en esta corporación desde el 2000. A parte de decana y abogada, María Eugenia es madre de cuatro chicos: Álvaro, Gabriel, Jose María y Víctor. 

En nombre del ISMA, quiero agradecer la atención y amabilidad que han tenido tanto la decana como su equipo de comunicación a la hora de gestionar la entrevista que os reproducimos a continuación.

Emociones

Tras poner en funcionamiento el Instituto de Salud Mental de la Abogacía, he tenido la oportunidad de hablar con muchas abogadas y abogados con el fin de conocer su día a día. Muchos de ellos coinciden en que no pueden expresar sus emociones delante de sus clientes o compañeros porque tienen miedo a ser discriminados, o bien, ser considerados profesionales débiles.

1. ¿Por qué crees que la abogada o abogado tiene miedo a la hora de expresar sus emociones delante de sus clientes o compañeros?

Los ciudadanos y ciudadanas acuden a la abogacía para obtener asesoramiento, para resolver sus conflictos y defender sus intereses ante los tribunales.

Al tratarse de una relación de carácter profesional, el abogado o abogada tiene un trato formal hacia el cliente o clienta. Eso no está reñido con la empatía. Es fundamental ponerse en la piel de la otra persona. Precisamente, cuando nos llega un caso en el despacho nos ponemos del lado de las personas y empatizamos con él o ella para ver cuál es la mejor solución posible al problema que nos plantea.

Las relaciones abogacía-cliente están basadas en la confianza y en algunos casos terminan, incluso, derivando en un trato de amistad, por el hecho de que nos convertimos en “abogados y abogadas de cabecera”.

El carácter propio de la profesión hace que no expresemos habitualmente las emociones personales con el cliente. Pero eso no está reñido con el trato humano. Precisamente porque trabajamos con un material tan sensible como son los derechos de las personas debemos tener un especial cuidado, tanto en la forma como en el fondo, de los casos que llevamos.

¡La abogacía la formamos personas humanas!

Con los compañeros de trabajo, con quienes pasamos a menudo más horas que con la propia familia, sí que expresamos más nuestras emociones: cómo ha ido un juicio, cómo nos sentimos por un éxito de nuestros hijos, la dificultad de un caso, el malestar que podemos tener por el hecho de tener poco tiempo libre…Con el cliente cuesta más porque, a veces, se tiene la percepción que explicar nuestras emociones nos hace más vulnerables o que podemos perder prestigio.

En cualquier caso, el hecho de no expresar con los clientes nuestra percepción de la vida no la calificaría de “miedo”. La abogacía empatiza y se solidariza con su cliente o clienta, y en este ámbito, las emociones personales del abogado o abogada pasan a un segundo plano.

2. A menudo, tengo la percepción de que determinadas organizaciones solo quieren abogadas o abogados robots. Que no sientan, que no expresen abiertamente aquello que sienten, sino que se limiten a ejecutar órdenes de sus superiores. ¿Cómo podríamos humanizar nuestra profesión?

La abogacía es una profesión apasionante y muy cambiante. Las leyes se modifican constantemente, tenemos plazos para presentar los escritos, juicios en nuestra ciudad, pero también lejos de casa…A menudo, parece que hacemos un maratón para llegar a todas las cosas que tenemos que hacer. Los abogados y las abogadas siempre tenemos la sensación de estar corriendo de un lugar a otro.

Considero que una práctica profesional más humana es posible, así como aprender a utilizar las emociones a nuestro favor, para descubrir nuevas maneras de gestionar las exigencias y las dificultades en el despacho, a los juicios y en las negociaciones con abogados y abogadas contrarias.

Creo que precisamente las nuevas tecnologías nos ayudarán a conseguirlo.

Ya existen robots en algunos despachos de abogados y abogadas, especialmente en los Estados Unidos que se dedican a realizar tareas más mecánicas. Igualmente las nuevas tecnologías nos ayudarán a agilizar los trámites, de modo que ganaremos tiempo de “valor añadido” que nos permitirá ejercer la profesión con más calma y teniendo en cuenta más las cuestiones personales.

Asimismo, quiero reivindicar de nuevo la empatía de la abogacía hacia los clientes y que los abogados y las abogadas son personas humanas que tenemos emociones, que nos gusta hacer actividades y compartirlas con nuestro círculo más cercano. Gracias a las nuevas tecnologías también compartimos nuestra actividad en las redes sociales, en mi caso, especialmente, a través de Twitter.

3. Me gustaría que me explicaras, de tu experiencia como abogada ejerciente, un par de casos en que hayas experimentado alguna de las siguientes emociones (alegría, tristeza, rabia, asco, sorpresa o miedo):

Los abogados y abogadas que nos dedicamos al Derecho Procesal Civil hemos vivido todos los sentimientos…Alegría, tristeza, euforia, decepción…en función del resultado obtenido, te genera una emoción u otra.

En mi caso, llevo temas de Derecho de Familia y hay momentos muy complicados. Acompañar a estas personas en sus procesos y conseguir finalmente una resolución favorable o desfavorable a sus intereses o los de sus hijos te afecta, y mucho. La abogacía es una profesión viva, que permite ayudar a la ciudadanía, lo que supone compartir sus sentimientos y emociones.

Bienestar

4. ¿Tenéis pensado, desde el Colegio, crear una Comisión de Bienestar (Well-Being Committee), siguiendo el modelo anglosajón, que se encargue de analizar cuestiones relacionadas con el bienestar y la inteligencia emocional de la abogacía barcelonesa, así como de proporcionar ayuda y formación a sus colegiadas y colegiados?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como un “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Esta visión comporta que los profesionales de la abogacía tenemos que aprender a afrontar las tensiones normales de la vida, tenemos que ser conscientes de nuestras capacidades y límites con el fin de trabajar de forma productiva y fructífera.

Hoy en día, uno de los aspectos que debe afrontar la abogacía es el alto porcentaje de estrés, debido a la carga emocional que comporta nuestro trabajo. Por un lado, hay el trato con el cliente o clienta, que comporta escuchar situaciones mayoritariamente problemáticas casi cada día. Por otro lado, tiene que informar de las resoluciones, tanto si éstas son favorables como si no lo son. También sufrimos el funcionamiento lento de la Administración de Justicia, los plazos…

La abogacía la formamos profesionales comprometidos con la alta exigencia técnica. Trabajamos en un entorno cambiante constante, a raíz de los cambios legislativos y sociales que se producen constantemente, también nos tenemos que adaptar a las nuevas tecnologías y a los nuevos hábitos que surgen como resultado de ésta…Por eso, a través del Servicio de Ocupación y Orientación Profesional (SOOP) del ICAB tratamos los temas relacionados con el bienestar de la abogacía, con el objetivo de ayudar a las personas colegiadas de afrontar las emociones porque forman una parte muy importante del ejercicio de la profesión. Aprender a gestionarlas y conocerlas nos permite una aproximación más empática con el cliente y generar un vínculo de confianza.

El ICAB siempre ha querido ser pionero y un referente, así que la creación de la Comisión de Bienestar se puede estudiar y valorar.

5. Hay empresas que están aplicando la llamada “desconexión digital” para que sus trabajadoras y trabajadores tengan un mayor bienestar. ¿Qué opinión te merece?

Las nuevas tecnologías han propiciado que vivamos hiperconectados y pendientes de la actualidad. Soy defensora de la conciliación familiar. Por eso, por ejemplo, las Juntas de Gobierno del Colegio de la Abogacía, que se hacían por la tarde, han pasado al mediodía. Si queremos construir una sociedad más humana creo que debemos tener claro que, al margen del trabajo, tiene que haber un espacio para las relaciones sociales, para la vida familiar, etc. Con una buena organización y gestión se pueden conseguir muchas cosas. Eso comporta también el derecho a la desconexión digital, aunque en algunos ámbitos es más fácil que en otros.

Igualdad de género en las profesiones jurídicas

Tu compromiso por la igualdad de oportunidades entre abogadas y abogados es evidente: desde tu mandato, habéis presentado el “Plan Integral de Igualdad”; habéis puesto en funcionamiento la campaña “Cada día es 8 de marzo”; habéis celebrado el 1st Women Business & Justice European Forum (del cual, asistí con Tomás Gabriel García Micó y te felicito por su organización) y habéis incorporado la perspectiva de género en vuestros programas formativos.

El ISMA apoya totalmente esta magnífica tarea. Cabe poner de relieve que uno de nuestros objetivos es romper el techo de cristal existente en el sector legal y reivindicar el 50 a 50 en la sociatura de los despachos de abogados.

6. En este sentido, ¿es necesaria la implementación efectiva de un sistema de cuotas en los consejos de administración de los despachos de abogados y en las máximas instancias jurisdiccionales?

Sí. La Abogacía tiene que trabajar para facilitar la visibilización de las mujeres en todas las esferas: social, económica, política, tecnológica. Tenemos el reto de reivindicar el talento femenino, promover el papel de la mujer profesional y de negocios en la sociedad actual, fomentar políticas de igualdad de oportunidades y de paridad y romper con “techo de cristal” que, desgraciadamente, todavía existe en nuestra sociedad, ya que actualmente solo un 19% de las mujeres forman parte de los consejos de dirección de las empresas del IBEX-35.

Tenemos que creer en la igualdad y trabajar coordinadamente para conseguir una mayor participación de las mujeres en los escenarios de poder, hasta llegar a una participación paritaria 50/50. Por eso, tenemos que cambiar los modelos de gobernanza.

Con la voluntad de que el Colegio de la Abogacía de Barcelona sea uno de los motores de este cambio social, la Junta de Gobierno que presido, además de ser paritaria, se ha comprometido a trabajar para conseguir la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, empezando por el sector de la abogacía.

7. ¿Crees que el sistema de cuotas es el mecanismo definitivo para que se garantice una igualdad real y efectiva entre abogadas y abogados en el seno de los despachos?

Considero que el sistema de cuotas es un sistema transitorio que se tiene que mantener mientras no haya un cambio social que haga que el “techo de cristal” sea un concepto que se tenga que buscar en las hemerotecas. Un lugar de trabajo tiene que ser para la persona más cualificada para hacerlo. Mientras haya trabas que dificulten el acceso de las mujeres a los lugares de dirección se tendrá que mantener la cuota entre hombres y mujeres con el fin de poner en valor el talento femenino, que no se valorar de forma natural.