Creando una cultura saludable relacionada con el alcohol en la profesión legal

Creando una cultura saludable relacionada con el alcohol en la profesión legal

La presente guía «Creating a Healthy Alcohol Culture in the Legal Profession» fue elaborada por la Junior Lawyers Division of the Law Society of England and Wales, colaborador oficial del Instituto de Salud Mental de la Abogacía – Mental Health Institute of Legal Professions (ISMA-MHILP). En el marco de esta alianza internacional, Tomás Gabriel García Micó, secretario y director legal del ISMA-MHILP, ha traducido esta guía. Los anexos están incorporados en el documento original. (Guía)

 

Preámbulo

Desde el año 2017 la Junior Lawyers Division (JLD) de The Law Society of England and Wales ha realizado una encuesta para examinar el estado de salud mental y bienestar de la abogacía joven. La encuesta más reciente proporciona los siguientes resultados:

  • Cerca del 93% de los participantes manifestaron sentirse estresados en sus puestos en el mes anterior a hacer la encuesta.
  • Cerca de una cuarta parte de este 93% manifestaron sentirse severa o extremadamente estresada.
  • En torno al 77% de los participantes dijeron que su despacho podría hacer más respecto del estrés en el puesto de trabajo.

De forma más importante, la encuesta también ponía de manifiesto que en la profesión legal el alcohol es:

  • Un factor que contribuye a los problemas de salud mental; y
  • Que es usado como un mecanismo que emplean aquellos que sufren estrés laboral.

Por parte de la JLD, Kayleigh Leonie ha preparado una guía sobre salud mental y bienestar para despachos y se puede encontrar un link a la misma en el apartado de “Recursos”. La guía para la creación de una cultura saludable del alcohol en la profesión legal, no obstante, ha sido diseñada específicamente para afrontar la creación de una cultura saludable entorno al alcohol en la profesión legal y dotar a las organizaciones para fomentar actitudes de consumo responsables.

Debe destacarse que la intención no es impedir a las personas consumir alcohol – pues se trata de una decisión individual. Más bien se trata de promover el conocimiento y la oportunidad de crear un acercamiento más inclusivo y saludable a las actividades relacionadas con el trabajo.

Cambiar los hábitos de consumo de alcohol y la responsabilidad de no embriagarse depende de cada persona. No obstante, como profesión tenemos la responsabilidad colectiva de hacer cambios positivos y elegir más fácilmente para nuestros miembros, clientes e intermediarios. Adoptando algunas o todas las recomendaciones de esta guía, todos podemos contribuir a una cultura más saludable.

Como parte del Enero Seco (Dry January) y para celebrar el lanzamiento de esta guía, la JLD no ofrecerá alcohol en ninguno de los eventos que se celebren en enero de 2020.

Estoy especialmente agradecida a todas aquellas personas que han colaborado en la preparación de esta guía y debo extender mi gratitud en particular a Laura Willoughby MBE, Kayleigh Leonie, Amy Clowrey, Charlotte Parkinson, Manda Banerji, James Kitching, Jonathan Hodge y Matthew Uberoi.

Laura Uberoi, Miembro del Consejo, Law Society of England and Wales

 

 

¿Por qué es importante una cultura saludable de consumo de alcohol?

Hay muchas áreas donde enfoques poco saludables al consumo de alcohol pueden tener un impacto negativo, especialmente para la salud, bullying y acoso, diversidad e inclusión y productividad.

Salud mental y física

Un estudio gubernamental de 2016, The Public Health Burden of Alcohol: Evidence Review, subrayaba que el consumo de alcohol dañino era uno de los mayores riesgos de muerte, enfermedad o minusvalía entre las personas de entre 15 y 49 años en el Reino Unido.

Además, los datos de la Office for National Statistics muestran que los profesionales son mucho más propensos a consumir alcohol que el resto: en 2017, un 69,5% de los profesionales encuestados había consumido alcohol durante la semana anterior, comparados con el 51,2% de aquellos que tenían profesiones manuales.

Bullying y acoso

Un estudio reciente de la International Bar Association muestra que muchos incidentes de bullying y acoso en el lugar de trabajo tienen como punto en común el alcohol. Es particularmente preocupante a la luz de las estadísticas que una de cada tres abogadas manifiesta haber sufrido acoso sexual en el lugar de trabajo.

Se denuncia habitualmente que los abogados jóvenes o aquellos que se encuentran en eventos de reclutamiento se sienten presionados a consumir alcohol para mostrar que pueden encajar en el equipo, socializar y asegurarse su progresión futura. Cualquier presión proveniente de una figura jerárquicamente superior puede ser considerada como acoso laboral, una conducta que todas las organizaciones deberían dejar claro que es inaceptable de acuerdo con sus políticas antiacoso.

Diversidad e inclusión

Mucha gente siente que son excluidos de eventos relacionados con el alcohol por una variedad de razones que van desde la salud, la religión, las minusvalías (visibles e invisibles), por el hecho de conducir, por el veganismo (algunos vinos y cervezas no son veganos), el embarazo, preferencias personales o experiencias traumáticas previas.

El movimiento de consumo responsable de alcohol Club Soda informa de que en cualquier evento, uno de cada siete asistentes no consume alcohol.

Es perjudicial para la progresión profesional de los abogados, el desarrollo de equipos y las relaciones con los clientes, si aquellos que optan por no consumir alcohol son excluidos de los eventos (o se marchan de ellos antes) pues, de otro modo, se les permitiría establecer relaciones profesionales y fortalecer los vínculos con sus equipos.

También es merecedor de mención la edad de los invitados – podría haber personas menores de 18 años invitadas al evento (aprendices, por ejemplo) que no pueden beber y cuya entrada en ciertos eventos no les debería estar permitida.

Productividad

Se estima que entre el 3% al 5% de todas las ausencias – cerca de 17 millones de días laborables – se pierden como consecuencia del consumo de alcohol, costando a la economía más de 7.3 billones GBP.

Según las estadísticas del Club Soda uno de cada cuatro de sus miembros está intentado reducir su consumo de alcohol, pero está sufriendo en eventos de trabajo o networking para integrarse.

Esto es parecido a los datos de un reciente estudio de la JLD donde muchos de los participantes manifestaron haberse sentido presionados a consumir alcohol en el trabajo y anecdóticamente cuentan que ellos beben más de lo que lo harían, todo como consecuencia de las presiones laborales.

 

¿Qué pueden hacer las personas y las organizaciones para crear una cultura saludable de consumo de alcohol?

  1. ¿Qué hay detrás de un nombre?

Muchas organizaciones nombran eventos como “socializadores”, “de networking”, “tentempiés”, “encuentro” o “encuentro con…” en vez de “bebidas”, “recepción de champagne” o “vino y tentempiés”. Ello ayuda a eludir el alcohol de su percepción, sino expectación, inicial.

Alternativamente, si tu evento se llama “bebidas”, entonces puedes incluir una línea en la invitación manifestando que habrá una variedad de bebidas no alcohólicas.

  1. Participa en otras actividades y elige eventos que provean catering para todas las personas

Hay multitud de eventos y actividades que puedes hacer para alejarte de las tradicionales recepciones con alcohol y los encuentros en el bar. En la página siguiente hay una lista que puedes intentar buscar por internet para alentar a otros equipos dentro de tu organización para que participen.

Club Soda también tiene una guía de encuentros sin alcohol o con un nivel alcohólico bajo que está listada en la sección “Recursos” de esta guía.

Como con cualquier evento, es también importante ser responsable con las posibles minusvalías visibles o invisibles que pueden sufrir algunas personas y que puede ser incómodo para ellas de revelar.

  1. Ofrecer alternativas interesantes y trabajar junto con los proveedores de servicios de catering

En los eventos debe haber una selección de bebidas no alcohólicas interesante, adulta y saludable, no únicamente zumo de naranja caliente o latas de algo con gas. Los lugares y proveedores de servicios de catering están cada vez más habituados a adaptarse a las peticiones no alcohólicas, así que asegúrate de negociar con los proveedores de servicios de catering para asegurar que la oferta incluye bebidas no alcohólicas interesantes.

La profesión y nuestros clientes se están volviendo más conscientes en relación con la salud, por lo que los proveedores de servicios de catering deberían ir más allá y asegurarse de que algunas de las alternativas que ofrecen, por ejemplo, presentan un bajo nivel de azúcar.

Estas peticiones pueden incluirse también en los criterios de licitación cuando una empresa renueva los servicios de catering de la empresa.

Estas alternativas deberían ser ofrecidas juntamente con sus contrapartidas alcohólicas e idealmente deben servirse en el mismo tipo de vaso. Esto evita atraer la atención respecto de aquellas personas que prefieren las alternativas no alcohólicas.

  1. Elección del momento oportuno

Parece que se ha convertido en una norma que un evento nocturno debe ir acompañado con un vaso de vino o cerveza. Así pues, considera si un evento encaja más para un almuerzo, una comida o una reunión por la tarde.

Esto tiene beneficios añadidos dado que los eventos en distintos momentos del día aseguran mejor la inclusión de aquellos que presentan un mayor riesgo de ser excluidos – como aquellos con familias jóvenes, responsabilidades profesionales o discapacidades – asegurando así la diversidad en la profesión.

  1. Pregunta acerca de los requisitos dietéticos

Cuando proveas servicios de catering para grandes eventos es común preguntar a los invitados acerca de sus requisitos dietéticos. Es fácil añadir una pregunta a la siguiente: “¿Qué bebidas no alcohólicas querrías que te fueran ofrecidas?” Esto reseña ya de entrada que habrá alternativas, lo cual significa que puedes proveer servicios de catering para quienes no beben nada de alcohol, y también permite que aquellos que toman alcohol puedan disponer de algo interesante con lo que alternar cuando hayan decidido dejar de beber.

  1. No pedir más explicaciones

Es fundamental que las personas no se sientan en la necesidad de justificar por qué no toman alcohol en una ocasión concreta. Esto significa asegurar que toda persona en la profesión es consciente de que no es apropiado preguntar por qué una concreta persona no bebe.

La pregunta hará que esa persona se sienta incómoda en la mayoría de las ocasiones y, si no hay nada más, llevará a una conversación de lo más extraña. Los equipos deben ser incentivados a intervenir si oyen una pregunta como esta y cambiar el tema de conversación, de modo que sus colegas no se sientan en la necesidad de hallar una excusa.

  1. Premios y recompensas

Si estás organizando una competición, cuando des un regalo de agradecimiento o una recompensa, piensa bien acerca de quien lo recibe y si el alcohol es apropiado.

Los abogados normalmente dan y reciben premios alcohólicos, por lo que bonos de restaurante, de días de actividades y cestas (por poner algún ejemplo) pueden ser igualmente bien recibidos.

  1. Embajadores

Hay muchos recursos al final de esta guía para quienes estén luchando contra el alcohol. Por otro lado, las organizaciones pueden ser más proactivas y no esperar a que sus empleados encuentren ayuda por su cuenta. Formar a los directivos sobre cómo identificar aquellas personas que necesitan apoyo, así como considerar la contratación de embajadores dentro de los despachos para promover la aplicación de las recomendaciones contenidas en esta guía.

  1. Una política empresarial

Cada vez más despachos de abogados y otras organizaciones profesionales están adoptando políticas relacionadas con el alcohol. La mayoría reconocen que es necesario un cambio cultural desde lo más alto de estas organizaciones y que es importante que los líderes promuevan un lugar de trabajo saludable y explicar a los empleados (y clientes) por qué un acercamiento serio al tema del alcohol es imprescindible.

Formar a todas las personas en cuestiones relacionadas con el alcohol es una muy buena manera de difundir el mensaje de la organización.

En un mundo donde estamos familiarizados con libros llenos de políticas, una breve aproximación a la política empresarial relacionada con el alcohol, que incluya alguna de las recomendaciones señaladas anteriormente, es un gran principio.