I Estudio sobre la Salud y el Bienestar de la Abogacía Española elaborado por Lefebvre y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía

I Estudio sobre la Salud y el Bienestar de la Abogacía Española elaborado por Lefebvre y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía

8 de cada 10 abogados españoles estarían dispuestos a renunciar a parte de su sueldo para conciliar su vida personal y laboral

  • Lefebvre y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA) han entrevistado a más de 700 abogados de todo el país con el fin de conocer su situación actual, sus niveles de salud y bienestar y sus perspectivas de futuro.
  • El 70% de los abogados españoles considera que los despachos pequeños (constituidos por menos de 6 empleados) garantizan una mejor calidad de vida.
  • 7 de cada 10 afirman tener jornadas laborales semanales de más de 40 horas y casi un 13% trabaja más de 60 horas semanales.
  • Solamente el 8% consideran sus ingresos muy satisfactorios, siendo la mayoría hombres que trabajan en grandes despachos.
  • Un 64% de los encuestados asegura poder teletrabajar en sus empresas, aunque el 63% quisiera poder hacerlo más a menudo. Este porcentaje aumenta hasta el 71% en el caso de las mujeres.
  • Aunque el 75% de los abogados españoles está satisfecho con el desarrollo y ritmo de su carrera profesional, 3 de cada 10 escogerían otra carrera si pudiesen volver atrás.

Lefebvre, la editorial jurídica líder en España, y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA), han querido tomarle el pulso al estado de la salud y bienestar de los abogados en España a través de una encuesta a más de 700 abogados de todo el país. El objetivo del estudio, que se presentará en el XII Congreso Nacional de la Abogacía, no es otro que contribuir a hacer de la abogacía una profesión más sostenible, que genere felicidad y cuyo ejercicio no resulte una carga o una obligación.

En palabras de Sara Molina Pérez-Tomé, miembro del Comité de Bienestar del ISMA-MHILP y coordinadora del informe, “un alto nivel de estrés está estrechamente relacionado con aspectos empresariales y de rentabilidad como la rotación y/o fuga de talento valioso en las organizaciones”. Por su parte, Manel Atserias Luque, presidente del ISMA, asegura estar convencido de que “nuestro bienestar contribuirá a que la ciudadanía vea sus derechos mejor defendidos”.

Esta primera parte del I Estudio sobre la Salud y el Bienestar de la Abogacía Española ofrece un análisis sobre la calidad de vida de los abogados españoles, la dedicación horaria al trabajo, el tipo de jornada, el trayecto al trabajo, la realización de otras actividades remuneradas, el teletrabajo, las tareas administrativas y su grado de satisfacción profesional.

Calidad de vida

¿Existe diferencia entre pequeños y grandes despachos en cuestión de calidad de vida? Parece que sí. Por lo que afirman 7 de cada 10 abogados, son los despachos pequeños (constituidos por menos de 6 empleados) los que garantizan una mejor calidad de vida.

Si se les pregunta si estarían dispuestos a reducir su jornada y sueldo a cambio de una mayor calidad de vida, los abogados españoles lo tienen claro: la mayoría (82%) estaría dispuesta, de algún modo u otro, a renunciar a parte de su sueldo para poder conciliar su vida personal y familiar con la laboral. Por el contrario, solo el 11% prefiere trabajar más y una mayor retribución salarial.

Dedicación al trabajo

¿Cuántas horas semanales dedican los abogados españoles a su trabajo? El 73% afirma tener jornadas laborales semanales de más de 40 horas. De ellos, más de un 60% cumple con jornadas semanales de entre 40 y 60 horas, y un nada desdeñable 13% con jornadas superiores a las 60 horas semanales.

Gracias al estudio, se observa una ligera diferenciación en cuanto a género. Mientras en el conjunto de abogados que trabajan más de 60 horas semanales no existen prácticamente diferencias entre hombre y mujeres, cuando hablamos de entre 40 y 60 horas el porcentaje es mayor entre los hombres (64% vs 57% de las mujeres) y las mujeres representan un porcentaje mayor en las jornadas de hasta 40 horas (30% vs 23% de los hombres).

Por tipo de empresa, parece que el trabajo en un gran despacho supone la realización de jornadas más elevadas. Concretamente, en un gran despacho solo el 18% de sus letrados efectúa jornadas por debajo de las 40 horas, respecto al 27% de los abogados que trabajan en despachos pequeños y el 30% de los que lo hacen en despachos unipersonales.

De las personas que trabajan en un gran despacho, observamos cómo el 81% realiza jornadas de más de 40 horas (frente al 73% de quienes trabajan en un despacho pequeño y el 70% de quienes trabajan en un despacho unipersonal); un 71% tiene jornadas de entre 40 y 60 horas (frente al 60% de quienes trabajan en un despacho pequeño y el 57% de quienes trabajan en un despacho unipersonal) y un 10,5% tiene jornadas de más de 60 horas (frente al 13,2% de quienes trabajan en un despacho pequeño y el 13,5% de los que trabajan en un despacho unipersonal).

Tareas administrativas

La mitad de los abogados españoles asegura dedicar más del 21% de su jornada laboral a realizar tareas administrativas y la mayoría (80%) preferiría  realizar cuestiones distintas a las meramente administrativas, durante su jornada laboral

Para conseguirlo se han desarrollado tecnologías como Lex-On, una solución integral para la gestión de despachos creada por Lefebvre y que será presentada en el XII Congreso Nacional de la Abogacía. Se trata de una herramienta ágil y sencilla con la que se puede gestionar un despacho desde cualquier lugar (desde los expedientes y datos de clientes hasta la agenda o el correo) y que permite trabajar desde la nube siempre asegurando la máxima seguridad de los datos del despacho y los de sus clientes.

Tipo de jornada

Prácticamente la mayoría (87%) de los abogados españoles tiene jornada partida, con entre una y dos horas para comer (60%), aunque existe un 29% que afirma tener menos de una hora y un llamativo 11%, más de dos horas. Las comidas de negocios parecen estar en desuso y sólo un 4% de los abogados españoles afirma tenerlas de forma muy habitual.

Además de comer, ¿a qué dedican ese tiempo los letrados españoles? El 43% lo dedica a actividades personales como ir al gimnasio, hacer recados, verse con amigos, etc. Aunque un porcentaje muy similar, 41%, preferiría recortar este tiempo “para comer” y salir antes del trabajo. Un número sustancial de las mujeres se muestra favorable a esta vía (49%), mientras que salir antes constituye una preferencia algo menor entre los hombres (34%).

Si hablamos de flexibilidad, el 90% de las personas encuestadas dice tener cierta flexibilidad para entrar y salir (51%) o incluso no tener horario (39%). Sólo el 10% de los abogados españoles asegura tener un horario fijo.

Trayecto al trabajo

La mayoría de los encuestados (75%) vive relativamente cerca de su lugar de trabajo y tarda menos de 30 minutos en llegar. El 25% restante vive a una mayor distancia o, viviendo cerca, tarda más debido al tráfico en grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

El coche o la moto son los medios preferidos para trasladarse al trabajo (44%), seguidos por ir a pie (36%), el transporte público (18%) y la bicicleta (2%).  En el caso de los letrados que residen en Madrid el uso del transporte público sube al 36% y al 31% entre los que viven en Barcelona.

Remuneración

En cuanto al análisis de la satisfacción con los ingresos, solamente el 8% los consideran muy satisfactorios, siendo la mayoría hombres (11%) que trabajan en grandes despachos (18%), frente al 5,9% de quienes trabajan en despachos pequeños y el 6,2% de quienes trabajan en despachos unipersonales.

Sólo un 31% de los abogados españoles afirma no estar nada satisfecho con su sueldo, más mujeres (34%) que hombres (28%) y entre quienes trabajan en despachos unipersonales (36%, frente al 30% de quienes trabajan en despachos pequeños y el 22% de quienes trabajan en despachos grandes).

Teletrabajo

En cuanto al teletrabajo, el informe destaca que está cada vez más implantado en esta profesión. De hecho, un 64% de los encuestados afirma poder teletrabajar en su empresa, pero también es cierto que se concibe como un complemento de la jornada laboral y no como un medio sustitutivo. No obstante, el 63% (un 71% de las cuales son mujeres), preferiría poder trabajar más desde casa, eliminando el elemento presencial y solo el 37% estaría conforme en trabajar desde su puesto y no desde casa.

Satisfacción con la profesión

¿Cuál es el nivel de satisfacción personal de los abogados españoles con el desarrollo y ritmo de su carrera profesional? ¿Y el de su familia? El 75% se muestra satisfecho. De ellos, un 68% son socios de un despacho (74% hombres frente a 62% mujeres), un 20% son abogados seniors (18% hombres vs 23% mujeres) y un 12% abogados juniors (8% hombres frente 15% mujeres).

Si hablamos del nivel de satisfacción familiar, ese porcentaje baja hasta el 59%. Vistos los datos, al preguntar a los letrados españoles si se arrepentían de haber escogido la abogacía como profesión, el 66% afirma que volvería a ejercer como abogado, aunque sólo un 34% lo haría con seguridad. Sorprende que 3 de cada 10 letrados españoles asegure que preferiría dedicarse a otra profesión distinta a la de abogado.

El estudio llevado a cabo por Lefebvre e ISMA, también ha querido conocer qué percepción tienen los abogados acerca de la valoración que hace la ciudadanía sobre la profesión. Y las opiniones están muy divididas pues la mitad considera que está valorada positivamente y la otra mitad cree lo contrario.

El ISMA se adhiere a la Clínica Jurídica de la UPF como entidad colaboradora

El ISMA se adhiere a la Clínica Jurídica de la UPF como entidad colaboradora

El pasado día 12 de febrero de 2019, el Instituto de Salud Mental de la Abogacía – Mental Health Institute of Legal Professions (ISMA-MHILP) se adhirió a la Clínica Jurídica de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) como entidad colaboradora.

“La Clínica Jurídica es una iniciativa solidaria de aprendizaje-servicio impulsada por la Facultad de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra. El objetivo de la Clínica es poner a disposición de personas o colectivos vulnerables la investigación jurídica de la UPF y la experiencia profesional de abogados/as de prestigio, siempre de forma gratuita.

El modelo UPF se estructura en dos niveles. Por un lado, la Clínica presta un servicio de orientación jurídica básica a las personas sin recursos que acudan, ya sea directamente o a través de una ONG adherida. Determinados casos que presentan especial interés académico y social son admitidos a un segundo nivel (asuntos tutelados) en que la Clínica crea un equipo de trabajo formado por un/a profesor/a doctor/a en Derecho, tres estudiantes de último curso del Grado en Derecho y un/a abogado/a experto/a en el tema que asumirá la defensa pro bono (gratuitamente).

La Clínica Jurídica no es un despacho de abogados y la UPF no presta institucionalmente ningún tipo de servicio profesional de asesoramiento jurídico o de defensa en Tribunales. Los/las abogados/as que colaboren con la Clínica lo hacen a título individual y bajo su responsabilidad personal, incluidas aquellas personas que ahora son profesores de la UPF a tiempo parcial”.

Cabe destacar que la adhesión del ISMA-MHILP como entidad colaboradora a la Clínica Jurídica de la UPF no implica ningún tipo de obligación para ambas partes. Una entidad adherida es “aquella que tiene interés en seguir las actividades de la Clínica y quiere expresar su compromiso con la defensa de los derechos humanos y de la justicia social”. Cualquier iniciativa de esta índole, pues, es bienvenida y apoyada por el ISMA-MHILP. 

Tomás Gabriel García Micó, vicepresidente del ISMA-MHILP y responsable de la sección «Atención a la ciudadanía» de la Clínica, ha destacado que «la colaboración con la Clínica Jurídica de la Universidad Pompeu Fabra constituye un gran honor para el ISMA-MHILP y constituye un punto de inflexión muy importante para nuestra actividad pues permitirá la necesaria -y tan frecuentemente olvidada- simbiosis entre el mundo de la salud mental -donde se generan múltiples cuestiones litigiosas que, por ausencia de medios o recursos, no pueden ser defendidos ante los tribunales ordinarios- y el mundo académico y jurídico. Esperamos que la colaboración entre la Clínica Jurídica de la UPF y el ISMA-MHILP constituya el inicio de una intensa relación de colaboración entre ambas instituciones. Queremos agradecer personalmente al profesor Maurici Pérez Simeón, director de la Clínica Jurídica, la posibilidad que nos ha ofrecido y felicitarle a él y a la decana de la Facultad de Derecho, la profesora Anna Caballé Martorell, por haber impulsado tan necesaria iniciativa».

Por su parte, Gabriela Boldó Prats, miembro del Comité de Bienestar del ISMA-MHILP y responsable de la sección «Cumplimiento ético y normativo» de la Clínica, ha dicho que «el ISMA-MHILP y la Clínica Jurídica de la UPF colaboramos para dar visibilidad a un derecho social, transversal y comprometido donde el bienestar y las necesidades sociales cuentan. Trabajamos juntos para mejorar estos aspectos de nuestra realidad. De este modo, contribuiremos a la salud mental de la abogacía desde otra perspectiva. Está comprobado que dedicar una parte de nuestro esfuerzo a causas solidarias ayuda a un bienestar emocional, trasladémoslo pues al mundo jurídico universitario».

Día de celebración para la Abogacía Catalana

Día de celebración para la Abogacía Catalana

Autoría de la foto: Organizadores del IV Congreso de la Abogacía Catalana

El pasado día 30 de enero de 2019, el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC núm. 7799, de 30.1.2019) publicó la Resolución JUS/110/2019, de 22 de enero, de modificación de la Normativa de la Abogacía Catalana del Consejo de los Ilustres Colegios de Abogados de Cataluña.

Dicha normativa, que fue debatida durante el IV Congreso de la Abogacía Catalana (27 y 28 de septiembre de 2018), reconoce por primera vez la importancia del bienestar emocional de las abogadas y abogados en el ejercicio de sus funciones. En el sexto apartado de la Exposición de Motivos declara que:

«Los nuevos requerimientos de nuestra profesión en este nuevo siglo hacen altamente recomendable la adopción de medidas en pro del bienestar emocional de los profesionales. En este sentido, los colegios de la abogacía tienen que facilitar herramientas/mecanismos a los colegiados para poder contrarrestar las situaciones/problemas emocionales derivados del ejercicio de la profesión y que ponen en riesgo el bienestar emocional del abogado tanto en su esfera profesional como en la privada. La formación en inteligencia emocional, empatía y capacidad de escucha activa también es necesaria tanto para poder gestionar aquellas emociones que pueden resultar perjudiciales en el ejercicio de las tareas cotidianas de la abogacía, como para poder advertir el estado emocional del cliente y así procurarle un mejor asesoramiento y defensa».

Pero no solo esto. La abogacía catalana no se ha quedado en una mera proclama, sino que insta a que los colegios y el propio Consejo adopten medidas en pro del bienestar emocional. En este sentido, la disposición adicional segunda de la Normativa de la Abogacía Catalana establece que:

«Los colegios de la abogacía y el Consejo fomentarán la adopción de medidas en pro del bienestar emocional de los/las abogados/as, facilitándoles herramientas o mecanismos para poder contrarrestar las situaciones/problemas emocionales derivados del ejercicio de la profesión y que ponen en riesgo su bienestar».

La participación del ISMA en el Congreso de la Abogacía Catalana

La propuesta original de la nueva Normativa de la Abogacía Catalana no contenía ninguna de estas referencias. Por este motivo, el presidente del ISMA, en su condición de colegiado no ejerciente del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB), presentó una serie de enmiendas dirigidas a abordar esta cuestión.

Puedes encontrar las enmiendas en dos enlaces: en el post «Enmiendas al articulado de la Propuesta de Reforma de la Normativa de la Abogacía Catalana«, o bien, en las páginas 8 a 10 del documento de enmiendas preparado por la Abogacía Catalana. 

Asimismo, durante el Congreso, Gabriela Boldó Prats, miembro del Comité de Bienestar del ISMA, y Manel Atserias Luque tuvieron la oportunidad de participar en el coloquio «Equilibrio en la profesión: El bienestar emocional en el ejercicio de la abogacía«, moderado por Jordi Albareda Cañadell, Decano del Colegio de la Abogacía de Lleida.

En palabras del presidente del ISMA:

«La abogacía catalana ha dado un paso muy importante en relación con el bienestar de la profesión. El simple hecho de reconocer su relevancia en el ejercicio de la profesión ya es un triunfo para el colectivo. Cierto es que la abogacía anglosajona nos lleva mucha ventaja, pero valoramos muchísimo tanto el gesto como el compromiso que habéis adquirido.

Queremos agradecer al Consejo de Colegios de Abogados de Cataluña por habernos dejado participar en el Congreso. Si nuestra aportación fue útil de algún modo, nos damos por satisfechos». 

Comunicado oficial

Comunicado oficial

Querido/a profesional jurídico, opositor/a y estudiante de Derecho:

Queridos/as ciudadanos/as:

El Instituto de Salud Mental de la Abogacía – Mental Health Institute of Legal Professions (ISMA-MHILP) te desea una Feliz Navidad, unas felicies fiestas y un Feliz Año 2019. Durante estos meses, hemos trabajado muy duro para crear las bases de este proyecto que, a día de hoy, cuenta con 29 personas procedentes de distintos países (España, Estados Unidos, Reino Unido y Australia).

Queremos realizar muchas actividades en pro de vuestro bienestar. Durante estas fiestas navideñas, aprovecharemos para modificar la página web y presentar un formato nuevo con contenidos de alto valor añadido.

Asimismo, te informamos de que ya estamos buscando potenciales inversores sociales para la constitución de nuestra Fundación. 

¡Volvemos el 7 de enero de 2019!

¡Un abrazo muy fuerte!

50a50, colaborador del ISMA

50a50, colaborador del ISMA

Tras unos meses de conversaciones, la Asociación 50a50 y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA) ya son oficialmente colaboradores. Esta alianza estratégica responde a la necesidad imperiosa de que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres para ejercer cargos con poder decisorio en el mundo del Derecho.

Asociación 50a50

La Asociación 50a50 trabaja para avanzar en el cumplimiento del objetivo Nº5 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, tanto a nivel personal como profesional, así como influir en su entorno para concienciar de la necesidad y los beneficios de vivir en un mundo más justo, más igualitario, más ético y más transparente. En especial, inciden en su apartado 5, que es el de «asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública».

Dicha organización impulsa acciones de lobby para conseguir llegar al 50a50 de representación femenina en las instituciones públicas catalanas y en las organizaciones públicas y privadas de la empresa. 

El techo de cristal en la abogacía

Tal como se expuso en la presentación de la campaña #SinIgualdadNoHayBienestar, la cual, se hizo eco del estudio “La igualdad de género en la Abogacía Española: la evaluación actual de las abogadas y los abogados”, realizado por Metroscopia en octubre de 2017, el techo de cristal en la abogacía es un hecho evidente:

  • “Para más de la mitad (57%), el denominado ‘techo de cristal’ o la barrera invisible que desequilibra la proporción de hombres y mujeres en los altos puestos profesionales en favor de los primeros, es una realidad evidente: los abogados poseen una mejor situación que las abogadas para ascender en la profesión”.
  • “El gran bufete de abogados es el espacio en el que parece existir de forma más clara este techo de cristal: para el 68%, los hombres encuentran menos dificultades para acceder a puestos de responsabilidad en estos grandes despachos. Esta percepción es ampliamente mayoritaria entre las abogadas (85%) pero solo compartida por algo más de la mitad de los abogados (54%)”.

Género y Bienestar, dos variables interrelacionadas

Desde que el ISMA se puso en funcionamiento, el presidente y vicepresidente han tenido la oportunidad de mantener conversaciones con decenas de abogadas, desde júniors hasta las escasísimas socias de despachos. Las valoraciones son las siguientes: 

Manel Atserias Luque

«Pregúntense cuántos socios y socias tienen los despachos de abogados españoles que más facturan en este país. He tenido la oportunidad de hablar con muchas abogadas durante estos meses y sus experiencias profesionales demuestran claramente que el techo de cristal en el mundo de la abogacía es una de las mayores lacras que padece el mercado legal, tanto en términos de bienestar como de productividad.

Desde el momento en que la abogada tiene que escoger entre su carrera profesional o la maternidad, los niveles de ansiedad y estrés, desencadenando posteriormente en episodios depresivos, se disparan. Además, esta circunstancia desincentiva a que la abogada se postule en el cargo.

Estamos perdiendo mucho talento femenino en la abogacía de los negocios. El sistema de cuotas es un mecanismo que no merma el criterio meritocrático desde el momento en que garantizamos que el talento femenino tenga las mismas oportunidades que el masculino para asumir responsabilidades directivas. Debemos partir del contexto histórico para legitimar esta medida.

Por este motivo, el apoyo de la Asociación 50a50, presidida por Anna Mercadé, es fundamental para nosotros. Además de aprender de las experiencias profesionales de mujeres líderes en sus respectivos sectores, queremos empoderar a las abogadas a que no tengan miedo en postularse en cargos directivos, así como emprender en el sector legal.

Finalmente, quiero dar las gracias a la Asociación 50a50. En especial, quiero agradecer a dos mujeres líderes en sus respectivos sectores: Anna Gener Surrell (sector inmobiliario) y Helena Torras (sector tecnológico). Más allá de ser unas grandísimas profesionales, son unas bellísimas personas».

Tomás Gabriel García Micó

«Desde que pusimos en funcionamiento el proyecto del Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA) siempre hemos tenido muy claro que la lucha contra las desigualdades y la discriminación que, desgraciadamente, padecemos en nuestro sector y que viene de un modelo de sociedad machista tenía que ser uno de nuestros objetivos. La desigualdad y la discriminación tienen un impacto muy importante para la salud mental de las profesionales y estudiantes de Derecho y, por este motivo, es un factor a tener en cuenta. Creemos firmemente en que la igualdad es necesaria.

Por este motivo, la incorporación de la Asociación 50a50 es una muestra de que vamos por el buen camino; de que, desde nuestra humilde posición, podemos ayudar a contribuir en alcanzar el liderazgo compartido entre mujeres y hombres. Ya es hora de que ellas también tengan la oportunidad de poder dirigir empresas, países y un largo etcétera.

Además, no podemos olvidar el apoyo inestimable de dos de sus miembros: Anna Gener, una directiva brillante, inteligente y humilde que se ha construido su espectacular carrera profesional superando los obstáculos que el machismo le ha impuesto; y Helena Torras, una gran profesional que lucha día a día para que su Start-Up innove y ayude a las mujeres con su salud íntima.  Dos mujeres que representan el liderazgo femenino y que son un ejemplo a seguir para nosotros. Muchas gracias a ambas y a la Asociación por la confianza depositada en nuestro proyecto».