David Jaffe: un modelo a seguir

David Jaffe: un modelo a seguir

From left to right: Mckenzie Cross (staff), Manel Atserias Luque (president), Ferran Garcia de Palau Garcia-Faria (Well-Being Committee), David Jaffe (Associate Dean of Student Affairs of the American University Washington College of Law), Gabriela Boldó Prats (Well-Being Committee) y Albert Ruda (Dean of University of Girona Law School).

Mckenzie  Cross

Staff

En 2014, David Jaffe fue uno de los tres profesionales que puso en marcha un cambio en la forma en que vemos la salud mental entre los profesionales del derecho. Se graduó en 1993 de la American University, Washington College of Law con su licenciatura en Derecho. Es Decano de Asuntos Estudiantiles desde 1997. Cualquiera que tenga el honor de conocerlo puede apreciar inmediatamente el amor y la dedicación que tiene no sólo a su trabajo sino también a los estudiantes que encuentra. Pude escucharle hablar en una conferencia en Girona, España, y aprender sobre el estudio del que era parte.

El artículo, “Suffering in Silence: The Survey of Law Student Well-Being and the Reluctance of Law Students to Seek Help for Substance Use and Mental Health Concerns“, fueron los resultados de la Encuesta sobre el bienestar de los estudiantes de derecho (Survey of Law Student Well-Being, SLSWB). En el estudio participaron 3.300 estudiantes de quince facultades de derecho diferentes. Fue el primer estudio multiescolar sobre el consumo de alcohol y drogas callejeras por parte de estudiantes de derecho en veinte años, y el primer estudio en el que se abordó el uso de medicamentos recetados. El estudio está permitiendo que la sociedad reconozca que la salud mental dentro de los estudiantes de derecho es un tema que necesita ser abordado y resuelto.

Los resultados del estudio mostraron un número asombroso de estudiantes que luchan contra la enfermedad mental. Sin embargo, el estudio también mostró cómo esos estudiantes creían que su enfermedad mental sería percibida por el personal de su universidad, así como por la American Bar Association. El estudio informó que el cincuenta y tres por ciento de los estudiantes de derecho bebieron lo suficiente para emborracharse en los últimos treinta días. El 17% de los estudiantes padecían síntomas de depresión, y un 37% experimentaban episodios de ansiedad. Con números tan altos, es increíble que no se hubiera dado a conocer mejor el problema; sin embargo, las universidades no pueden ayudar a los estudiantes si no se acercan. El estudio mostró que sólo el 4% de los encuestados buscaron ayuda profesional para el abuso de drogas y alcohol. El 63% de los estudiantes dijeron que temían que hubiera un problema con su admisión al colegio de abogados si buscaban ayuda para el abuso de alcohol y drogas. Sin embargo, el porcentaje es sólo un poco menor, con un 45% temiendo las mismas repercusiones si se presentaban con un problema de salud mental. El estudio muestra muchas cuestiones diferentes entre los estudiantes de derecho; sin embargo, la parte más impresionante del trabajo de Jaffe no fue el estudio, sino su dedicación a encontrar soluciones.

El artículo “Suffering in silence” identifica algunas acciones que se podrían llevar a cabo para ayudar a los estudiantes. Una de las actividades más importantes fue que los profesores tuvieran políticas estrictas de asistencia. Esto ayudará a la facultad a buscar señales de advertencia, como la ausencia inesperada del estudiante en las clases o la llegada tardía sin previo aviso – también la política de que los miembros de la facultad deben asistir a un entrenamiento regular sobre cómo identificar las señales de advertencia de los problemas de salud mental. Un miembro de la facultad que pueda reconocer comportamientos extraños y acercarse al estudiante con una actitud sin prejuicios y que escuche, obtendrá una mejor respuesta de aquellos estudiantes que buscan ayuda por su cuenta. Otra acción de la que habló David Jaffe en la conferencia fue hacer obligatorio un curso sobre drogas y alcohol para los estudiantes de derecho que se incorporan. Esto podría ayudar a los estudiantes a conocer los riesgos de sus comportamientos, así como entender que la universidad se preocupa por su seguridad y salud.

La salud mental entre los estudiantes de derecho es un problema creciente. Con la ayuda de personas como David Jaffe y otros, podemos ayudar a poner en marcha políticas y acciones para ayudarles. Los estudiantes necesitan saber que no están solos y que la forma en cómo se sienten no es su culpa, ser compasivos y trabajar para que se sientan cómodos y no juzgados ayudará a revertir esta epidemia.                       

Presentación oficial del ISMA en la UdG

Presentación oficial del ISMA en la UdG

Jornada sobre la salud mental de los profesionales jurídicos

Facultad de Derecho de la Universidad de Girona (Sala de Graus)

Girona, 14.11.2018

A menudo, los profesionales jurídicos están sometidos a una gran presión por razón de los asuntos que llevan, los plazos, la relación con otros operadores jurídicos, etc. A veces, el estrés, la ansiedad y el compromiso no se gestionan bien y acaban desembocando en problemas serios que afectan al bienestar psicológico. Algunos de estos problemas se originan ya cuando los juristas todavía son estudiantes. Son cuestiones a las que tradicionalmente se ha prestado poca atención, que a menudo se ignoran o se esconden, como si fueran un tabú. ¿Cuáles son los riesgos laborales a los que se enfrentan los profesionales jurídicos en este sentido? ¿Están las universidades preparadas para prevenir estos problemas? ¿Qué se está haciendo y qué se puede hacer al respecto? ¿Cómo se debe gestionar las tensiones propias de la profesión?

La Facultad de Derecho de la Universidad de Girona os invita a una reflexión en torno a estos temas, que sirva al mismo tiempo para concienciar de la problemática y como punto de partida para llevar a cabo medidas de mejora. La jornada está abierta a todos y no se necesita inscripción previa.

Programa provisional

11:00h: Bienvenida y presentación: “La salud mental de los profesionales jurídicos. ¿Detección precoz?“, por Albert Ruda (decano de la Facultad de Derecho de Girona, UdG)

11:10h: Ponencia “Riesgos laborales de la profesión“, por Pep Freixa (Psicólogo, Servicio de atención psicológica, UdG)

11:30h: Ponencia “La salud mental de la abogacía:

  • 11:30 – 11:40h: Ponencia “Sobre el ISMA y la experiencia anglosajona“, por Manel Atserias Luque (presidente del Instituto de Salud Mental de la Abogacía)
  • 11:40h – 11:50h: Ponencia “Cómo gestionar las emociones ante la autoridad judicial, cliente o compañero“, por Gabriela Boldó Prats (coordinadora del Máster Universitario de Abogacía en la Barcelona School of Management- Universidad Pompeu Fabra y miembro del Comité de Bienestar del ISMA)
  • 11:50h – 12:00h: “Taller práctico de Mindfulness“, por Ferran García de Palau García Faria (abogado, instructor del reconocido Programa de Reducción del Estrés basado en Mindfulness de la Universidad de Massachusetts y miembro del Comité de Bienestar del ISMA)

12:00: Pausa café

12:20h: Ponencia “El nivel de estrés, ansiedad e inteligencia emocional de los abogados“, por Mireia Ardid García (abogada)

12:40h: Ponencia “La salud mental positiva en el contexto universitario“, por la Dra. Susana Mantas (vocal de la Junta Rectora, Delegación de Girona, Colegio Oficial de Psicología de Cataluña)

13:00h: Ponencia “How Can Law Schools Improve Well-Being in the Lawyering Profession“, por David Jaffe (American University, Washington College of Law)

13:45h: Debate

14:00h: Clausura

Organización y contacto
Decanato, Facultad de Derecho, Universidad de Girona
C/ UdG 12, Campus de Montilivi, 17002 Girona
Tel. (++34) 972418110 / deg.dret@udg.edu

Las mejores universidades apuestan por el Mindfulness contra el estrés

Las mejores universidades apuestan por el Mindfulness contra el estrés

Por Ferran García de Palau García-Faria

Miembro del Comité de Bienestar del ISMA

Este artículo fue publicado en la página web de “Psicología y Mente”. 

Las universidades más importantes usan Mindfulness en programas contra el estrés de los estudiantes.

El estrés puede ser un problema de grandes dimensiones y de efectos devastadores para los estudiantes universitarios, que se ven sometidos a mucha presión por diversos motivos. Afortunadamente, en las últimas décadas ha surgido una poderosa herramienta para combatirlo: el Mindfulness.

En este artículo veremos el ejemplo de las mejores universidades del mundo a la hora de utilizar programas basados en Mindfulness para reducir el estrés en estudiantes.

¿Cuáles son los “estresores académicos” a los que se enfrentan los universitarios?

Los agentes estresores “académicos” pueden clasificarse en dos grupos, que son los siguientes:

  • Estresores internos: La presión auto-impuesta, es decir, la altura a la que cada estudiante coloca el “listón” de eficiencia así como sus expectativas de logro.
  • Estresores externos: Las situaciones del entorno que generan tensión y exigencia como por ejemplo, los exámenes, las exposiciones orales, realizar prácticas en grupo, las dificultades en asimilar los contenidos del temario, la gestión del tiempo, la falta de socialización con otros compañeros de clase, compatibilizar un trabajo con los estudios para poder pagarlos…

¿Cuáles son las señales de alarma del estrés?

Algunos de los síntomas se reflejan en el cuerpo, tienen efectos físicos:

  • Somnolencia, por falta de horas de sueño.
  • Insomnio o dificultades para conciliar el sueño.
  • Cansancio, fatiga.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores estomacales y/o colon irritable.
  • Bruxismo (tensión en las mandíbulas).
  • Dolores de espalda.
  • Contracturas musculares.
  • Taquicardia o palpitaciones.
  • Aumento o disminución del apetito.
  • Resfriados frecuentes, por una bajada de las defensas.

Otros síntomas repercuten en el estado de ánimo y en los aspectos cognitivos y emocionales:

  • Inquietud constante.
  • Tristeza, desánimo.
  • Baja motivación.
  • Falta de concentración o dificultades para concentrarse.
  • Dificultades para pensar (quedarse en blanco o bloqueado).
  • Hiperactividad.
  • Problemas de memoria, olvidos o despistes frecuentes.
  • Irritabilidad.
  • Miedo a no cubrir los objetivos o expectativas.
  • Angustia y/o ganas de llorar frecuentes.

Asimismo, existe un tercer tipo de síntomas que afectan a la conducta:

  • Irascibilidad, tendencia a discutir con los demás.
  • Aislamiento, necesidad de estar solo.
  • Uso de fármacos para estar despierto o para dormir.
  • Aumento del consumo de café y/o tabaco.
  • Faltar a clase.
  • Priorizar otras actividades sobre el estudio.
  • Dejar de hacer actividades habituales de ocio o deporte, por desgana, falta de energía o desmotivación.

¿Cómo ayuda el Mindfulness a gestionar mejor el estrés de los estudiantes?

En los últimos años el Mindfulness (traducido del inglés como “atención plena” o “conciencia plena”) se ha convertido en una herramienta de eficacia probada por numerosos estudios científicos para reducir los niveles de estrés e incrementar la resiliencia, de gran ayuda para mejorar el bienestar de los estudiantes.

Mindfulness es poner atención deliberadamente a lo que sucede, tal y como está ocurriendo, como un observador imparcial, sin añadir juicios de valor que alteren nuestra percepción de la realidad, sin rehuir los sentimientos, emociones o pensamientos que puedan surgir, aunque sean desagradables, todo ello sumado a una actitud amable hacia nosotros mismos y hacia los demás. Esta forma especial de afrontar la vida tiene innumerables ventajas, que se podrían resumir en cuatro ámbitos:

  • Rendimiento en los estudios: más capacidad de atención, concentración y memoria.
  • Bienestar psicológico: reducción del estrés y más resiliencia.
  • Bienestar físico: mayor conciencia del cuerpo y menor sufrimiento por el dolor.
  • Mejores relaciones interpersonales, potenciando la empatía y la actitud compasiva.

Precisamente, al aumentar los niveles de atención respecto de la mente y el cuerpo –habilidad que se entrena con la práctica del Mindfulness – los estudiantes pueden tomar conciencia de su estado general, previniendo o regulando su estrés con medidas de autocuidado, evitando que su rendimiento académico y su bienestar físico y psicológico se vean seriamente perjudicados.

La práctica del Mindfulness no es difícil ni compleja: consiste en una serie de ejercicios de atención, concentración, relajación y meditación, siendo suficiente dedicar unos pocos minutos al día para crear el hábito, de modo que sus efectos sean más potentes y estables en el tiempo.

Es muy importante que el entrenamiento en Mindfulness se realice con un instructor debidamente acreditado, con amplia experiencia y comprometido personalmente con la práctica. Hay que tener presente que el Mindfulness precisa de un aprendizaje práctico y vivencial, basado en la experiencia de cada uno con el acompañamiento de un Instructor cualificado.

Las mejores universidades del mundo apuestan por el Mindfulness

En los últimos años, las universidades más prestigiosas del mundo han implantado programas de Mindfulness para mejorar el rendimiento de los estudiantes, reducir su ansiedad y aumentar su resiliencia.

Las mejores universidades del mundo (Harvard, Yale, New York, Stanford, Berkeley, Columbia en Estados Unidos; Cambridge, Oxford, London School of Economics en Reino Unido y Melbourne en Australia, entre otras) han incorporado a sus programas de bienestar para los estudiantes una variedad de programas y talleres de Mindfulness a lo largo del año. Por poner ejemplos concretos, veamos qué proponen algunas de ellas:

a) Universidad de Harvard

La Universidad de Harvard ofrece sesiones de meditación cada día de la semana en salas especialmente acondicionadas, un programa propio de 4 semanas y el programa de reducción de estrés basado en Mindfulness (MBSR) en 8 semanas, en dos ediciones anuales, amén de otros recursos audiovisuales y un blog especializado. La organización de estudiantes Harvard Law School Mindfulness Society proporciona recursos y organiza grupos de meditación.

b) Universidad de Standford

La Universidad de Stanford programa un curso específico para los alumnos de primer año de 6 semanas, en dos ediciones durante el curso. Los alumnos de segundo y tercer año disponen igualmente de talleres de Mindfulness que les proporcionan créditos en su trayectoria curricular. Aparte, existen también sesiones semanales de meditación.

c) Universidad de Cambridge

La Universidad de Cambridge dispone también de una oferta muy variada y diaria para la práctica de Mindfulness, ofreciendo cursos de reducción de estrés en 8 semanas (MBSR) y una serie de talleres de duración trimestral enfocados, respectivamente, a potenciar la atención y la concentración, a gestionar la ansiedad por los exámenes, a la relajación y el descanso y a la toma consciente de decisiones para gestionar mejor el tiempo y afrontar las fechas límite.

d) Universidad de Oxford

La Universidad de Oxford ofreció su primer curso de atención plena en 2011-12 y desde entonces, cientos de estudiantes han participado en los programas de MBSR, con resultados muy positivos.

Beneficios plasmados en evidencias

La evaluación de todos los programas de Mindfulness facilitados en estos entornos universitarios indica claramente que aumenta la capacidad de recuperación, la autoconciencia y la atención y la concentración de los estudiantes, ayudándoles a mejorar su experiencia de aprendizaje y a gestionar su trabajo de manera más efectiva.

Un estudio de la Universidad de Cambridge que involucró a más de 600 estudiantes concluyó que la introducción de cursos de Mindfulness de ocho semanas en universidades del Reino Unido podía ayudar a prevenir enfermedades mentales y aumentar el bienestar de los estudiantes en un momento de creciente preocupación por la salud mental en el sector de educación superior. Los servicios universitarios de salud mental han experimentado un gran aumento de su demanda. El número de estudiantes que accedieron a este servicio aumentó en un 50% entre 2010 y 2015.

Según el estudio publicado en la revista The Lancet Public Health en diciembre de 2017, la prevalencia de enfermedades mentales entre los estudiantes de primer año es menor que entre la población general. Estos niveles incrementan cuando los jóvenes se encuentran en el segundo año de universidad.

A la vista de todo ello, convendría plantearse la introducción de planes de bienestar destinados a los estudiantes de modo que su formación académica vaya acompañada de una sólida preparación personal mediante recursos de desarrollo personal como el Mindfulness.

Referencias bibliográficas:

  • Polo A, Hernández J M, Poza C. Evaluación del estrés académico en estudiantes universitarios. Revista Ansiedad y Estrés. 1996; 2 (2-3): 159-172.
  • Reig A, Cabrero J, Ferrer R I, Richard, M. La calidad de vida y el estado de salud de los estudiantes universitarios. Alicante. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes; 2001. Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com
  • Galante J, Dufour G, Vainre M, Wagner A, Stochl, J, Benton, A, et al. A mindfulness-based intervention to increase resilience to stress in university students (the Mindful Student Study): a pragmatic randomised controlled trial. The Lancet Public Health, articles | VOLUME 3, ISSUE 2, PE72-E81, 01 Febrero, 2018.
Día histórico en la abogacía estadounidense: Resolución 105

Día histórico en la abogacía estadounidense: Resolución 105

Ayer, día 5 de febrero de 2018, la American Bar Association (ABA) House of Delegates adoptó en Vancouver la Resolución 105, presentada por Terry L. Harrel, presidente del ABA Working Group to Advance Well-Being in the Legal Profession y director ejecutivo del Indiana Judges and Lawyers Assistance Program.

Dicha Resolución es la más importante que se ha aprobado en el ámbito de la salud mental de la profesión en Estados Unidos. Según consta en el documento, la ABA apoya el objetivo de reducir los trastornos de salud mental y abuso de sustancias, así como mejorar el bienestar de las abogadas y abogados, juezas y jueces, y estudiantes de Derecho.

Asimismo, las delegadas y delegados de la ABA instan a que los distintos actores del mundo jurídico ―despachos, colegios de la abogacía, programas de asistencia a la abogada y abogado, empresas con departamento legal, facultades de Derecho y centros de formación jurídica y tribunales de justicia― tomen en consideración las recomendaciones establecidas en el Informe “The Path to Lawyer Well-Being: Practical Recommendations for Positive Change“, elaborado por el National Task Force on Lawyer Well-Being [1] y publicado el pasado mes de agosto de 2017.

¿Por qué se ha creado un grupo de expertos sobre el bienestar de la abogacía?

En 2016, se publicaron dos estudios sobre el bienestar de la abogacía y de los estudiantes de Derecho. Los resultados fueron extremadamente preocupantes.

Respecto la abogacía, la ABA CoLAP y la Fundación Hazelden Betty Ford publicaron una encuesta en la que participaron 12.825 abogadas y abogados (muestra: colegios de la abogacía de 16 estados) sobre el consumo de alcohol y sustancias, cuestiones de salud mental y comportamientos de búsqueda de ayuda [2]. Los resultados fueron los siguientes:

  • 21-36% eran bebedores problemáticos.
  • 28% sufrían depresión (aproximado).
  • 19% sufrían ansiedad (aproximado).
  • 23% sufrían estrés (aproximado).
  • 0,7% un intento de suicidio (si la muestra fuera del total de abogadas y abogados de EE.UU., 1.300.000, nos llevaría a concluir que 9.100 han intentado suicidarse).

En cuanto a los estudiantes de Derecho, la Survey of Law Student Well-Being [3], en la que participaron más de 3.300 estudiantes (muestra: 15 facultades de Derecho), arrojó también resultados muy negativos:

  • 17% padecía algún nivel de depresión.
  • 14% experimentaba ansiedad severa.
  • 23% tenía ansiedad media o moderada.
  • 6% había tenido pensamientos suicidas.
  • 43% había consumido niveles excesivos de alcohol al menos una vez en las dos semanas anteriores.
  • 22% había consumido niveles excesivos de alcohol dos o más veces en las dos semanas anteriores.
  • 25% caía en la categoría de estar en riesgo de alcoholismo.
  • 1 de cada 7 había tomado medicación recetada sin tener la receta del facultativo en el año anterior. Asimismo, se destaca el aumento en el consumo de marihuana y cocaína desde 1991.

Asimismo, se detectó que ambos colectivos eran reacios a pedir ayuda.

¿Cómo ha valorado los resultados de las encuestas el National Task Force on Lawyer Well-Being?

El informe adjunto a la Resolución 105 reproduce dos fragmentos muy contundentes del informe de la National Task Force on Lawyer Well-Being:

“Los dos estudios (…) revelan que muchas abogadas y abogados y estudiantes de derecho experimentan estrés crónico y altas tasas de depresión y consumo de sustancias. Estos hallazgos son incompatibles con una profesión legal sostenible, y plantean implicaciones preocupantes para la competencia básica de muchos abogados. Esta investigación sugiere que el estado actual de la salud de las abogadas y abogados no puede respaldar una profesión dedicada al servicio al cliente y que depende de la confianza pública”.

“La profesión legal ya está luchando. Nuestra profesión se enfrenta a una cuota de mercado en disminución a medida que el público recurre a proveedores de servicios legales alternativos más accesibles y asequibles. Nos encontramos en una encrucijada. Para mantener la confianza del público en la profesión, para satisfacer la necesidad de innovación en la forma en que proporcionamos servicios legales, para aumentar el acceso a la justicia y para reducir el nivel de toxicidad que ha permitido que los trastornos de salud mental y abuso de sustancias se propaguen entre nuestros colegas, tenemos que actuar ahora. El cambio requerirá una evaluación sincera y abierta del estado de nuestros miembros, acompañada de un compromiso valiente para reconsiderar lo que significa vivir la vida de una abogada o abogado”.


[1] Este grupo de expertos fue creado en agosto de 2016 por la ABA Commission on Lawyer Assistance Programs (ABA COLAP), la National Organization of Bar Counsel (NOBC) y la Association of Professional Responsibility Lawyers (APRL). Más tarde, se incorporaron la ABA Standing Committee on Professionalism, ABA Center for Professional Responsibility; ABA Young Lawyers Division; ABA Law Practice Division Attorney Wellbeing Committee; National Conference of Chief Justices y la National Conference of Bar Examiners.

[2] R. Krill, R. Johnson, & L. Albert, The Prevalence of Substance Use and Other Mental Health Concerns Among American Attorneys, 10 J. ADDICTION MED. 46 (2016).

[3] M. Organ, D. Jaffe, & K. Bender, Suffering in Silence: The Survey of Law Student Well-Being and the Reluctance of Law Students to Seek Help for Substance Use and Mental Health Concerns, 66 J. LEGAL EDUC. 116 (2016).