Primera reunión del Comité de Bienestar

Primera reunión del Comité de Bienestar

Podemos llamarlo “Movimiento de Bienestar de la Abogacía“, el MBA de “salud emocional” del sector legal. Esta corriente humanizadora de las profesiones jurídicas, que debería extenderse en otros ámbitos profesionales durante los próximos años, ya existe en los países anglosajones. Por este motivo, el Instituto de Salud Mental de la Abogacía tiene alianzas internacionales de primer nivel, tanto a nivel de la abogacía institucional (Junior Lawyers Division of the Law Society of England and Wales) como de profesionales de Reino Unido y Estados Unidos (Consejo Asesor).

Primera reunión del Comité de Bienestar

Hoy es un día importante. Y es que esta tarde, en Barcelona, se celebrará la primera reunión del Comité de Bienestar del ISMA. Esta primera toma de contacto servirá para fijar la hoja de ruta de los próximos meses.

El Comité de Bienestar del ISMA tiene, entre otros, los siguientes objetivos:

  • Proponer recomendaciones genéricas a los despachos, colegios de la abogacía y facultades de Derecho que contribuyan al bienestar de las y los abogados y estudiantes de Derecho, respectivamente.
  • Asistir a los despachos, colegios de la abogacía y facultades de Derecho en la implementación de las recomendaciones genéricas contenidas en el Plan de Acción de Bienestar (PAB).
  • Establecer los ítems que servirán para crear el Índice de Bienestar de la Abogacía Española (IBAE) y fijar el sistema de puntuación.
  • Evaluar el grado de cumplimiento del Plan de Acción de Bienestar de aquellos despachos, colegios de abogacía y facultades de Derecho que lo hayan solicitado expresamente y reconocer los estándares óptimos de bienestar de aquellas organizaciones.

El trabajo de Anne Brafford, miembro del Presidential Working Group to Advance Well-Being in the Legal Profession y autora del “Well-Being Toolkit for Lawyers & Legal Employers”, propone una serie de cuestiones a los despachos con el fin de conocer si apuestan realmente por el bienestar de sus abogadas y abogados.

¿Qué podemos preguntar a los despachos?

A continuación, os reproducimos una traducción aproximada de las mismas y que, sin duda, tendremos en cuenta en nuestra hoja de ruta.

A. En relación con la salud mental y los trastornos de consumo de sustancias (drogas):

1. ¿Existe una política con respecto al uso de sustancias, la salud mental y el deterioro? En caso afirmativo, ¿necesita una actualización?

2. ¿La política del despacho explica cuáles son las obligaciones éticas de los abogados en relación con su propia salud y bienestar o la de sus colegas?

3. ¿Existe una política de permisos que apoye de manera realista el tiempo libre para recibir tratamiento?

4. ¿Existen actividades regulares sobre la importancia del bienestar?

5. ¿Los planes de salud que se ofrecen a las abogadas y abogados incluyen cobertura para el tratamiento de la salud mental y de los trastornos por uso de sustancias?

B. En cuanto a las prácticas de gestión que afectan el bienestar de las abogadas y abogados:

Evaluación del Bienestar

6. ¿Existe una práctica regular establecida para evaluar la participación en el trabajo, el agotamiento, la satisfacción en el trabajo, las intenciones de rotación, el bienestar psicológico u otros indicadores de bienestar y para tomar medidas sobre los resultados?

Prácticas de Orientación

7. ¿Se establecen prácticas de orientación para formar nuevos abogados comprometidos con la excelencia, el compromiso y el bienestar?

Políticas y prácticas relacionadas con el equilibrio entre el trabajo y la vida privada

8. ¿Existe una política que permita la flexibilidad en el despacho y un clima organizacional que la apoye?

9. ¿Es una práctica reconocer a los abogados y al personal que demuestran un alto nivel de bienestar?

Políticas y prácticas relacionadas con la diversidad y la inclusión

10. ¿Existen políticas y prácticas relacionadas con la diversidad y la inclusión con una misión específica que cuente con fondos suficientes?

Expectativas de disponibilidad 24/7

11. ¿Las prácticas del despacho permiten a los abogados tiempo para que se recuperen?

12. ¿Están las expectativas de tiempo de respuesta claramente articuladas y son razonables?

13. ¿Existe un esfuerzo para proteger el tiempo de los abogados para recuperarse de las demandas laborales desalentando las llamadas y correo electrónicos relacionados con el trabajo durante las noches, los fines de semana y las vacaciones?

Políticas y prácticas de facturación

14. ¿Las prácticas de facturación fomentan el trabajo excesivo y el comportamiento poco ético?

15. ¿Supervisa el bufete las horas facturadas por sus abogados y hace un seguimiento con los abogados cuyas horas son persistentes y significativamente más altas o más bajas de lo normal?

Prácticas de compensación

16. ¿Son justas las prácticas de compensación?

17. ¿Las prácticas de compensación son percibidas como justas?

18. ¿Siguen los estándares de equidad distributiva (resultado justo), procesal (proceso justo), interpersonal (tratar a las personas con dignidad y respeto) e informativa (transparencia)?

19. ¿El enfoque de la empresa hacia la compensación es holístico, o se centra exclusiva o principalmente en las horas?

Prácticas de Evaluación de Desempeño

20. ¿Las prácticas de evaluación del desempeño son justas y se perciben como justas?

21. ¿Contribuyen varios calificadores? ¿Están capacitados en el proceso y para reducir los sesgos comunes?

22. ¿Se da retroalimentación específica y oportuna regularmente, no sólo anualmente?

23. ¿Se da retroalimentación en una comunicación de dos vías?

24. ¿Es empático y se centra en el comportamiento, no en la autoestima de la persona?

25. ¿Está equilibrado y se le proporciona una mirada positiva y respetuosa?

26. ¿Se reconocen regularmente el buen desempeño y el progreso hacia las metas?

Políticas y Prácticas de Vacaciones

27. ¿Existe una política clara de vacaciones?

28. ¿La cultura organizacional fomenta el uso y apoya la desconexión del trabajo?

Le deseo una pronta recuperación

Le deseo una pronta recuperación

Estimado Paul Rawlinson, Presidente Global de Baker McKenzie:

Después de conocer su baja médica temporal, me gustaría decirle varias cosas:

En primer lugar, le deseo una pronta recuperación. Su salud debe ser su prioridad a partir de ahora. Es esencial que descanse. Usted es el capitán de este gran bufete de abogados, y los empleados y clientes necesitan que usted esté bien. Sobre todo, su familia.

En segundo lugar, quiero felicitarle por su valentía y humanidad para hacer pública esta historia. Según la declaración oficial de Baker Mckenzie, que ha sido difundida por diferentes medios legales británicos y estadounidenses, el agotamiento ha sido la causa de su baja médica temporal.

Considerando que existe un estigma social sustancial sobre la salud mental, el hecho de reconocer su problema puede ayudar a muchas abogadas y abogados a no tener miedo de hablar sobre temas de salud mental.

En tercer lugar, aunque usted ya tiene médicos que lo atienden, le animo a que siga las actividades de LawCare. Esta organización sin ánimo de lucro, presidida por la Sra. Elizabeth Rimmer, proporciona muchas herramientas útiles a los profesionales jurídicos británicos que necesitan ayuda.

Por último, si yo fuera el director ejecutivo de una gran empresa, puedo asegurarle que usted sería mi abogado. Merece mi respeto, lealtad, admiración y confianza.

Saludos cordiales,

Manel Atserias Luque

Presidente del “Instituto de Salud Mental de la Abogacía – Mental Health Institute of Legal Professions (ISMA-MHILP)”

La importancia del bienestar de la abogacía

La importancia del bienestar de la abogacía

Mckenzie Cross

Staff

Nota: la autora hace referencia a episodios acaecidos en Estados Unidos.

En los últimos meses, los profesionales se han vuelto más conscientes de los problemas de salud mental dentro de la profesión legal. El aumento de la depresión, la ansiedad y el estrés está provocando preocupación en la comunidad de abogados. Un líder mundial, Paul Rawlinson, se pidió un tiempo de descanso a principios de octubre de este año. Rawlinson era el presidente de la exitosa firma Baker McKenzie. Ha sido presidente durante dos años y durante ese período ha sido testigo de un crecimiento dentro de la empresa. Baker McKenzie anunció un aumento del ocho por ciento en los ingresos brutos de 2017 a 2018. No sólo recaudaron ingresos brutos, sino que también reportaron un aumento significativo del 14% en las ganancias por cada socio de capital (1). Aparentemente exitoso, el anuncio de Rawlinson de irse sorprendió a la gente de la comunidad, sin embargo, con el éxito viene el estrés. La firma emitió una declaración en la que afirmaba: “El Presidente Global de Baker McKenzie, Paul Rawlinson, ha anunciado que se retirará de sus responsabilidades cotidianas y que se tomará un permiso temporal para centrarse en un problema médico personal. (2) Un permiso de agotamiento puede no parecer una necesidad moribunda de tomar en serio la enfermedad mental, sin embargo, ponerlo junto con alguien tan importante y exitoso como Rawlinson y otros casos de enfermedad mental entre los abogados y se convierte en un tema más amplio.

El 14 de octubre de 2018 en Los Ángeles, California, el conocido abogado Gabriel MacConaill fue encontrado muerto en su auto por una herida de bala autoinfligida en la cabeza. Al igual que Rawlinson, MacConaill tuvo mucho éxito en su carrera. En 2009 McConaill, se unió a la práctica de Sidley Austin en Los Ángeles. Para 2014, se había convertido en socio y estaba construyendo una impresionante cartera de clientes. Aparentemente feliz y exitoso, fue un shock ver lo mucho que luchaba internamente. La enfermedad mental no es algo que se reconoce muy a menudo en la profesión legal, pero es un problema cada vez más grande.

En agosto de este año, Bruce Wickersham cometió otro suicidio entre su pareja. Era socio en la oficina de Boston de DLA Piper. Los suicidios están ocurriendo en todo el país entre los abogados. En Chicago, Stewart Dolin, un socio de fusiones y adquisiciones de Reed Smith, se suicidó saltando enfrente de un tren en movimiento. Estos son sólo unos pocos casos entre muchos que ocurren en todo el mundo. La pregunta es, ¿por qué no se conoce más ampliamente esta cuestión? La respuesta, miedo al estigma.

Un estudio muestra que el 28% de los abogados reportaron que lucharon con algún tipo de depresión en los últimos 12 meses. Esto es cuatro veces más alto que el promedio nacional. Aún más preocupante es que el 61% admitió sentirse deprimido en algún momento de su carrera. Es decir, diez veces la media nacional (3). Teniendo en cuenta estas cifras, tenemos que llegar a la conclusión de que dentro de la profesión legal hay una epidemia. Sin embargo, esa epidemia también se extiende a los estudiantes de derecho. La Encuesta sobre el Bienestar de los Estudiantes de Derecho y la Renuencia de los Estudiantes de Derecho a Buscar Ayuda por el Uso de Sustancias y Preocupaciones de Salud Mental reportó números destacables no sólo en temas de salud mental sino también en el abuso de sustancias. Sin embargo, uno de los puntos más interesantes del estudio es la razón por la que los estudiantes no informaron haber tenido un problema. El 63% de los estudiantes dijeron que temían no ser admitidos en el Colegio de Abogados si denunciaban un problema de abuso de sustancias; el 43% compartían el mismo temor si declaraban tener un problema de salud mental (4).

Sin embargo, el informe muestra claramente el estigma en torno a la salud mental, lo que no es motivo para dejarlo sin resolver. La manera más fácil de ayudar a los que sufren es hacerles saber que no están solos. Hay sitios web y líneas directas que pueden ayudarles a lidiar con la presión y el estrés que pueden estar sufriendo en su trabajo. La enfermedad mental es un problema que nunca desaparecerá por completo, pero con la ayuda de la comunidad, los seres queridos y el reconocimiento de los bufetes de abogados, podemos encontrar mejores maneras de afrontarlo.


(1) Walker, Rose. “Baker McKenzie Leader to Temporarily Step Down Due to Exhaustion.” The Legal Intelligencer. October 22, 2018. Accessed December 03, 2018. https://www.law.com/international/2018/10/22/baker-mckenzie-chairman-paul-rawlinson-to-temporarily-step-down-from-role-396-8258/.

(2) Rubino, Kathryn. “Global Chair Of Biglaw Firm Taking Temporary Leave Due To Exhaustion.” Above the Law. October 22, 2018. Accessed December 03, 2018. https://abovethelaw.com/2018/10/global-chair-of-biglaw-firm-taking-temporary-leave-due-to-exhaustion/.

(3)Dan. “Why We Need to Talk About Lawyers’ Mental Health Now.” Lawyers With Depression. September 23, 2018. Accessed December 03, 2018. http://www.lawyerswithdepression.com/articles/why-we-need-to-talk-about-lawyers-mental-health-now/.

(4) Organ, Jerome M., David B. Jaffe, and Katherine M. Bender. “Suffering in Silence: The Survey of Law Student Well-Being and the Reluctance of Law Students to Seek Help for Substance Use and Mental Health Concerns.” Journal of Legal Education. Accessed December 03, 2018. https://jle.aals.org/home/vol66/iss1/13/ .

Elizabeth Rimmer y LawCare

Elizabeth Rimmer y LawCare

Mckenzie Cross

Staff

Elizabeth Rimmer es la Directora Ejecutiva de la organización LawCare. Se unió a la organización en 2014 y ha trabajado duro con ellos desde entonces. Se graduó en 1997 en el Kings College de Londres con especialización en derecho médico y ética. Antes de trabajar en LawCare, Rimmer había trabajado como abogada especializada en negligencia clínica. Tiene más de quince años de experiencia operando y dirigiendo organizaciones benéficas de salud mental. Actualmente en Lawcare, ella ha estado trabajando duro para crear un sistema de apoyo fuerte para los profesionales dentro del ámbito legal y sus familias.

LawCare fue fundada en 1997, y desde entonces han ayudado a miles de personas dentro de la profesión legal con problemas de salud mental. La organización ha crecido y ahora sirve a los profesionales jurídicos en todo el Reino Unido, República de Irlanda, Isla de Man y Jersey. LawCare está enfocado a no dejar que ningún abogado se sienta solo. Sentir que son los únicos que sufren es una de las mayores razones por las que no buscan ayuda. LawCare tiene una línea de ayuda a la que pueden llamar y a la que podrán contactar con un empleado o voluntario que también tenga experiencia trabajando en el sector legal.

Su línea de ayuda es su principal programa de apoyo. Está disponible para llamar los 365 días del año. La línea directa es confidencial, imparcial e independiente del sistema jurídico del Reino Unido. Una de las cualidades únicas de la línea de ayuda de LawCare es que si algún profesional siente que está luchando más de lo que la persona puede ayudarle, se le enviará a un miembro de LawCare. Un colaborador de LawCare es un empleado que también ha pasado por una gran lucha. Ellos están ahí para ayudarle durante el tiempo que necesite. La organización también mantiene una lista de consejeros y psiquiatras a mano. Estos profesionales de salud mental han tenido una experiencia especial trabajando con abogados en el pasado, para que puedan conocer cuál es el mejor tratamiento. Esta lista se mantiene a mano para que, cuando surja la necesidad, puedan derivarlos.

La línea directa fue creada sobre la base de que a veces una persona sólo necesita hablar con otra persona. El 75% de las llamadas que se hicieron el año pasado informaron de que el estrés era la razón por la que llamaban. A veces, el poder llamar a un extraño y hablar de sus problemas les ayuda a resolverlos por su cuenta. LawCare dice que la mayoría de las personas que llaman declaran que no sienten que necesitan apoyo de seguimiento.

Otro aspecto único de la organización es que también proporciona apoyo a los familiares y amigos de los abogados. Los profesionales del derecho no sólo necesitan ayuda para lidiar con el estrés y la ansiedad, sino que a veces sus familias necesitan ayuda para saber qué hacer con el fin de ayudar a su ser querido. LawCare proporciona esta información a las familias para ayudarlas a crecer juntas. Esto es muy importante porque trabajar con el estrés y la ansiedad, así como con otras enfermedades de salud mental, ya es bastante difícil sin tener que preocuparse por su familia. Lawcare les quita esta preocupación e incluso le da la vuelta para que sus familiares puedan ayudarles a tener aún más éxito.

El trabajo de Elizabeth Rimmer con LawCare ha ayudado mucho al Reino Unido. No sólo ha estado ayudando a crear un sistema de apoyo en todo el campo legal, sino que también está concienciando sobre un tema del que normalmente no gusta que se hable. Al derribar los muros del estigma y demostrar a los profesionales del derecho y a otros profesionales que la salud mental es un problema muy real, podemos brindar apoyo y recursos para hacer del mercado laboral un lugar más sano. 

David Jaffe: un modelo a seguir

David Jaffe: un modelo a seguir

From left to right: Mckenzie Cross (staff), Manel Atserias Luque (president), Ferran Garcia de Palau Garcia-Faria (Well-Being Committee), David Jaffe (Associate Dean of Student Affairs of the American University Washington College of Law), Gabriela Boldó Prats (Well-Being Committee) y Albert Ruda (Dean of University of Girona Law School).

Mckenzie  Cross

Staff

En 2014, David Jaffe fue uno de los tres profesionales que puso en marcha un cambio en la forma en que vemos la salud mental entre los profesionales del derecho. Se graduó en 1993 de la American University, Washington College of Law con su licenciatura en Derecho. Es Decano de Asuntos Estudiantiles desde 1997. Cualquiera que tenga el honor de conocerlo puede apreciar inmediatamente el amor y la dedicación que tiene no sólo a su trabajo sino también a los estudiantes que encuentra. Pude escucharle hablar en una conferencia en Girona, España, y aprender sobre el estudio del que era parte.

El artículo, “Suffering in Silence: The Survey of Law Student Well-Being and the Reluctance of Law Students to Seek Help for Substance Use and Mental Health Concerns“, fueron los resultados de la Encuesta sobre el bienestar de los estudiantes de derecho (Survey of Law Student Well-Being, SLSWB). En el estudio participaron 3.300 estudiantes de quince facultades de derecho diferentes. Fue el primer estudio multiescolar sobre el consumo de alcohol y drogas callejeras por parte de estudiantes de derecho en veinte años, y el primer estudio en el que se abordó el uso de medicamentos recetados. El estudio está permitiendo que la sociedad reconozca que la salud mental dentro de los estudiantes de derecho es un tema que necesita ser abordado y resuelto.

Los resultados del estudio mostraron un número asombroso de estudiantes que luchan contra la enfermedad mental. Sin embargo, el estudio también mostró cómo esos estudiantes creían que su enfermedad mental sería percibida por el personal de su universidad, así como por la American Bar Association. El estudio informó que el cincuenta y tres por ciento de los estudiantes de derecho bebieron lo suficiente para emborracharse en los últimos treinta días. El 17% de los estudiantes padecían síntomas de depresión, y un 37% experimentaban episodios de ansiedad. Con números tan altos, es increíble que no se hubiera dado a conocer mejor el problema; sin embargo, las universidades no pueden ayudar a los estudiantes si no se acercan. El estudio mostró que sólo el 4% de los encuestados buscaron ayuda profesional para el abuso de drogas y alcohol. El 63% de los estudiantes dijeron que temían que hubiera un problema con su admisión al colegio de abogados si buscaban ayuda para el abuso de alcohol y drogas. Sin embargo, el porcentaje es sólo un poco menor, con un 45% temiendo las mismas repercusiones si se presentaban con un problema de salud mental. El estudio muestra muchas cuestiones diferentes entre los estudiantes de derecho; sin embargo, la parte más impresionante del trabajo de Jaffe no fue el estudio, sino su dedicación a encontrar soluciones.

El artículo “Suffering in silence” identifica algunas acciones que se podrían llevar a cabo para ayudar a los estudiantes. Una de las actividades más importantes fue que los profesores tuvieran políticas estrictas de asistencia. Esto ayudará a la facultad a buscar señales de advertencia, como la ausencia inesperada del estudiante en las clases o la llegada tardía sin previo aviso – también la política de que los miembros de la facultad deben asistir a un entrenamiento regular sobre cómo identificar las señales de advertencia de los problemas de salud mental. Un miembro de la facultad que pueda reconocer comportamientos extraños y acercarse al estudiante con una actitud sin prejuicios y que escuche, obtendrá una mejor respuesta de aquellos estudiantes que buscan ayuda por su cuenta. Otra acción de la que habló David Jaffe en la conferencia fue hacer obligatorio un curso sobre drogas y alcohol para los estudiantes de derecho que se incorporan. Esto podría ayudar a los estudiantes a conocer los riesgos de sus comportamientos, así como entender que la universidad se preocupa por su seguridad y salud.

La salud mental entre los estudiantes de derecho es un problema creciente. Con la ayuda de personas como David Jaffe y otros, podemos ayudar a poner en marcha políticas y acciones para ayudarles. Los estudiantes necesitan saber que no están solos y que la forma en cómo se sienten no es su culpa, ser compasivos y trabajar para que se sientan cómodos y no juzgados ayudará a revertir esta epidemia.