Por Ferran García de Palau García-Faria
Miembro del Comité de Bienestar


Continuación del artículo “Practica mindfulness para reducir el sufrimiento y mejorar los síntomas del TOC (1ª parte)“, por Ferran García de Palau García-Faria


Muchos expertos en tratar pacientes con TOC coinciden en que las técnicas de mindfulness pueden ser utilizadas conjuntamente con la terapia cognitivo conductual tradicional para aumentar la efectividad de esta última.

En particular, los ámbitos en los que este tándem ofrece mejores resultados son:

Aceptación: un primer paso para introducir el modelo de TCC a alguien que busca tratamiento consiste en explicarle cómo se generan los ciclos obsesivo-compulsivos para que comprenda el funcionamiento de la mente y sea consciente y esté atento a ello. Ser “atento” significa observar y aceptar pensamientos, sensaciones y sensaciones físicas no deseados sin juzgar o asociarles significado o intentar detenerlos o cambiarlos. Esto se puede poner en práctica en cualquier momento del día, ya sea al sentarse a meditar o mediante lo que se conoce como prácticas de meditación informal, poniendo atención plena en actividades cotidianas (por ejemplo, notar el sonido, la temperatura, el tacto del agua o el olor del jabón y el champú mientras nos duchamos; haciendo deporte, poniendo atención al ritmo y sonido de la respiración, a las posturas que adoptas y a los movimiento que haces, momento a momento).

Evaluación: la terapia cognitiva tradicional se enfoca en descifrar el pensamiento distorsionado propio del TOC. El uso de registros de pensamientos automáticos (que pueden ser escritos para revisarlos con el terapeuta) y aprendiendo a notar e identificar distorsiones cognitivas (patrones problemáticos de pensamiento y creencias limitantes) la atención plena proporciona a los pacientes TOC una forma de evaluar cómo están pensando en su experiencia sin tener que deshacerse de los pensamientos.

La atención plena puede ayudar a las personas a redirigirse ellos mismos lejos de su deseo de hacer compulsiones. En lugar de desafiar la probabilidad de que los miedos se hagan realidad, uno puede desafiar la seriedad con la que entienden su mundo interno en primer lugar mediante el uso de conceptos de atención plena. Pensemos en la diferencia que hay entre tratar de aceptar conscientemente el pensamiento “Debido a que mis manos no están 100% limpias, voy a tener una enfermedad terrible ” frente a “No sé si mis manos están limpias en este momento y no puedo predecir la futuro .”

Acción: La atención plena fortalece el ERP incrementando la capacidad de aceptar las reacciones incómodas al exponerse intencionalmente a pensamientos y situaciones que causan sufrimiento, reduciendo de este modo el poderoso atractivo de los comportamientos compulsivos.

La inclusión del mindfulness en ERP permite una apertura a la incomodidad, con una actitud curiosa por lo que sucede cuando te acercas a ella en lugar de huir, en lugar de utilizarlo como una herramienta para resistirse a las compulsiones.

¿Qué dice la ciencia sobre la eficacia del Mindfulness para el
tratamiento del TOC?

Los estudios científicos realizados en los últimos años revelan que aquellos
tratamientos terapéuticos del TOC en los que se está incluyendo un
entrenamiento en mindfulness están en el camino correcto:

– Un estudio de 2013 (Wahl) examinó la efectividad de la atención plena y la meditación en comparación con el uso de la distracción en 30 pacientes con TOC que estaban haciendo una breve exposición a sus pensamientos no deseados. Los resultados mostraron que aquellos que usaban habilidades de atención (es decir, dejar que los pensamientos pasaran sin juicio) sentían menos necesidad de neutralizar los pensamientos con compulsiones, mientras que aquellos que usaban solo estrategias de distracción (es decir, tratando de pensar en otra cosa) no vieron ningún cambio en ellos.

– Un estudio alemán de 2012 (Hertenstein et al.) investigó el impacto de un programa de terapia grupal basado en mindfulness de 8 semanas en adultos con TOC. Todos los participantes del estudio ya habían completado un curso de ERP en un período de dos años antes de que comenzara el estudio. De los 12 participantes, 8 informaron tener menos síntomas de TOC como resultado del programa de terapia grupal. Los beneficios adicionales informados por los participantes del estudio incluyeron una mayor voluntad y capacidad para permitir que emerjan las emociones desagradables, sintiéndose capaces de manejar estas emociones de manera más flexible, una sensación de vivir más conscientemente en el presente, una actitud más tranquila hacia su TOC.

– Un pequeño estudio de 2010 (con solo 3 participantes) sobre pensamientos intrusos en TOC (Wilkinson-Tough) analizó si la terapia basada en la atención plena podría ayudar a quienes usaban la supresión del pensamiento (es decir, tratando de dejar de pensar ciertas cosas) y experimentando el pensamiento-fusión (en otras palabras, creer que pensar algo en tu cabeza significa que realmente sucede en la vida real). Tres participantes recibieron una intervención basada en mindfulness de seis sesiones con énfasis en el uso de las habilidades de atención plena todos los días. Después del tratamiento, todos los participantes mejoraron su puntuación en la Escala Obsesiva Compulsiva de Yale-Brown (Y-BOCS), una herramienta de evaluación utilizada para determinar qué síntomas del TOC están presentes y qué tan severos son.

– Un estudio de 2010 sobre el tratamiento grupal para el TOC (Fairfax)
exploró varias intervenciones clínicas diferentes que podrían fortalecer las prácticas basadas en evidencia y encontró que los participantes respondieron bien a las intervenciones basadas en mindfulness en particular. Los autores sugirieron que el uso de la conciencia consciente y las estrategias centradas en la atención pueden apoyar los esfuerzos para participar en ERP.

– Un estudio holandés de 2008 (Hanstede et al.) examinó el impacto de la meditación mindfulness en un grupo de 17 estudiantes universitarios. A los sujetos se les enseñó las técnicas de atención plena de “respiración meditativa, exploración corporal y vida diaria consciente”, tal como se aplica al TOC, en el transcurso de ocho sesiones de una hora. Los investigadores encontraron que la meditación mindfulness tenía “un efecto significativo y grande” en los síntomas del TOC, específicamente en la fusión pensamiento-acción (nuevamente, la creencia de que tener un pensamiento es lo mismo que actuar sobre el pensamiento) y la capacidad de “dejarlo ir” de pensamientos no deseados.

– Un estudio de 2006 (Twohig et al.) exploró el efecto de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), una modalidad de tratamiento que incluye un enfoque en desarrollar habilidades de atención plena y la disposición de los participantes para aceptar y tolerar pensamientos obsesivos no deseados. Los participantes del estudio informaron una disminución de la evitación de experiencias internas incómodas o no deseadas (pensamientos y sentimientos negativos), disminución de la credibilidad de las obsesiones y disminución de la ansiedad y los síntomas depresivos, así como menos compulsiones al final del tratamiento para todos los participantes.

Referencias:

– Jon Hershfield, MFT, & Tom Corboy, MFT (2014). Mindfulness y Terpaia
Cognitivo Conductual para TOC. International OCD Foundation.
https://iocdf.org/expert-opinions/mindfulness-and-cognitive-behavioraltherapy-for-ocd/
– Jon Hershfield, MFT y Shala Nicely, LPC (2017). “Everyday Mindfulness
for OCD.” (Mindfulness cotidiano para TOC). New Harbinger
Publications.
– Fairfax, H. (2010). Un tratamiento grupal para pacientes con trastorno
obsesivo compulsivo (TOC) en un entorno de salud mental de atención
secundaria: Integración de nuevos desarrollos dentro de intervenciones
conductuales cognitivas: un estudio exploratorio. Counseling &
Psychotherapy Research, 10 (3), 214-221.
– Grayson, J. (2013). ACT vs. ERP para TOC: ¿es guerra o matrimonio?
The Behavior Therapist, 36 (4), 84-89.
– Hanstede, M., Gidron, Y., y Nyklícek, I. (2008). Los efectos de una
intervención de atención plena en síntomas obsesivo-compulsivos en
una población estudiantil no clínica. Journal of Nervous Mental
Disorders, 196 (10): 776-9.
– Hertenstein, E., Rose, N., Voderholzer, U ,. Heidenreich, T., Nissen, C.,
Thiel, N., Herbst, N., Katrin Külz, A. (2012). Terapia cognitiva basada en
Mindfulness en el trastorno obsesivo-compulsivo: un estudio cualitativo
sobre las experiencias de los pacientes. BMC Psychiatry, 12: 185.
– Twohig, M., Hayes, S., y Masuda, A. (2006). Aumento de la disposición a
experimentar obsesiones: aceptación y terapia de compromiso como
tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo. Terapia del
comportamiento 37 (1): 3-13.
– Wahl, K. (2013). Manejando los pensamientos obsesivos durante la
breve exposición: un estudio experimental que compara las estrategias
basadas en la atención plena y la distracción en el trastorno obsesivo-compulsivo.
Cognitive Therapy & Research, 37 (4), 752-761.
– Wilkinson-Tough, M. (2010). La terapia basada en la atención plena es
una intervención efectiva para los pensamientos intrusivos obsesivos:
una serie de casos. Clinical Psychology & Psychotherapy, 17 (3), 250-
268.


Ferran García de Palau García-Faria
Abogado
Miembro del Comité de bienestar del Instituto de Salud Mental de la Abogacía.
Instructor acreditado del programa de reducción de estrés (MBSR) de la Universidad de Massachussetts.
Miembro de la Asociación Profesional de Instructores Mindfulness-MBSR.
Miembro de la Asociación Española de Mindfulness (AEMIND).
Responsable del Area de Mindfulness y Crecimiento Personal de PSICOTOOLS.