Sobre el ISMA

El Instituto de Salud Mental de la Abogacía (“ISMA”) es una organización que trabaja por el bienestar de la abogacía y de los estudiantes de Derecho. Aunque las actividades e investigaciones del ISMA están destinadas principalmente a los colectivos antes mencionados, lo cierto es que el proyecto puede beneficiar a otras profesiones jurídicas (procuraduría, judicatura, letrados de la Administración de Justicia y fiscalía, entre otras).

Los objetivos del ISMA se identifican a partir de tres fases: 

Fase 1: La radiografía 

1. Determinar el estado de salud mental de los abogados y de los estudiantes de ciencias jurídicas por medio de encuestas y entrevistas que serán realizadas por el Comité Científico. Los materiales oficiales del ISMA tendrán la siguiente denominación:

  • Encuesta de Bienestar de la Abogacía (EBA)
  • Encuesta de Bienestar de los Estudiantes de Derecho (EBED)

Tanto la EBA como el EBED serán minuciosamente elaborados por nuestros expertos científicos tomando como referencia el Test de Goldberg (GHQ-28), debidamente adaptado a las especificidades que la abogacía y el estudio de las ciencias jurídicas presentan. 

2. Identificar cuáles son los factores de riesgo psicosociales propios del ejercicio de la abogacía.

Fase 2: La promoción del bienestar de la abogacía y de los estudiantes de ciencias jurídicas 

3. Recomendar la adopción de determinadas políticas organizativas y de funcionamiento en los despachos de abogados con el fin de aumentar el bienestar de la abogacía.

4. Luchar contra el estigma y las prácticas discriminatorias que padecen los abogados y los estudiantes de ciencias jurídicas debido a algún problema de salud mental a través de campañas de concienciación y programas específicos. 

5. Fomentar los comportamientos de búsqueda de ayuda profesional cuando el abogado o el estudiante lo necesite.

6. Promover el liderazgo femenino en el mundo jurídico y romper con el denominado “techo de cristal” mediante la celebración de acuerdos estratégicos con organizaciones de mujeres juristas.

7. Incluir contenidos de salud mental en los programas universitarios (Grado en Derecho y Máster de Acceso, principalmente) en las facultades de Derecho y en los centros de formación jurídica, así como en los cursos organizados por los colegios profesionales de abogados. 

8. Establecer alianzas estratégicas y acuerdos de colaboración con facultades de Derecho, centros de formación jurídica, despachos y colegios profesionales, empresas, administraciones públicas y organizaciones de salud mental, tanto nacionales como internacionales. 

9. Informar de los estudios, investigaciones y trabajos que se llevan a cabo en otros países en materia de salud mental de las profesiones jurídicas y de los estudiantes de ciencias jurídicas.

Fase 3: El sistema de verificación y certificación

10. Comprobar el grado de cumplimiento de las políticas organizativas recomendadas por el Comité de Bienestar por parte de aquellas organizaciones que voluntariamente se sometan a dicho control. El cumplimiento de las políticas propuestas será debidamente reconocido por el ISMA, mediante cualquier forma de certificación.

Para el cumplimiento de estos objetivos, es imprescindible no solamente contar con el apoyo y la voz de los profesionales y personas a las que va dirigido el proyecto del ISMA, sinó también contar con el aval y la supervisión de los expertos en salud mental.